Para que México tenga una tasa de crecimiento de entre 5 y 6% del Producto Interno Bruto, requiere de inversiones nacionales y extranjeras, que oscilan entre los 250,000 millones de dólares y los 300,000 millones de dólares anuales.

Hoy, las inversiones totales rondan entre 20 y 22% del Producto Interno Bruto.

Para acompañar un crecimiento alto y sostenido de la economía, ese nivel requeriría ser elevado a entre 25 o 26 por ciento.

En tal supuesto, el gobierno mexicano tendría que participar con inversiones de entre 70,000 millones y 80,000 millones de dólares; las inversiones extranjeras directas deberían ser de entre 30,000 millones de dólares y 40,000 millones de dólares y el resto tendría que provenir de las inversiones nacionales tanto empresariales como institucionales, provenientes de las afores.

Son los cálculos del selecto Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN), que agrupa hoy a 38 prominentes hombres de negocios y que encabeza Claudio X. González.

Este poderoso e influyente club de hombres de negocios anunció que este año, el conjunto de empresas y empresarios que agremia invertirán 30,000 millones de dólares.

Es un monto importante y sobresaliente que, a pesar de ser superior al registrado recientemente, continúa reflejando una enorme potencialidad.

Reformas y seguridad jurídica

¿De qué depende que se detone una mayor inversión nacional y extranjera?

Depende de que se concreten las reformas estructurales pendientes en telecomunicaciones, energía y fiscal.

Hasta ahora, hay un enorme entusiasmo entre los empresarios e inversionistas en México por la expectativa que ha generado el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Pero al mismo tiempo, tienen claro que el primer año es clave para la consecución de las reformas pendientes; si no se concretan -la experiencia les dice a los hombres de negocios-, el sexenio podría volver a la misma dinámica plana que ha observado en los últimos años de sólida estabilidad macroeconómica y mínimo crecimiento económico.

También están atentos a lo que se resuelva en el Congreso respecto de las modificaciones a la Ley de Amparo.

Les preocupa que pudiera aprobarse la eliminación del derecho -de empresarios e inversionistas- a obtener la suspensión de actos de autoridad contrarios a sus intereses.

Generaría -advierten- incertidumbre jurídica y la reducción de inversiones, cuando es justo lo que se necesita para detonar el crecimiento económico.

Política industrial, en definición: Guajardo

En el gobierno, tienen claro que necesitan detonar el crecimiento económico e impulsar las inversiones y la generación de empleos.

Para el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, es fundamental plantear una política industrial que permita impulsar al mercado interno y reintegrar las cadenas productivas.

También tienen claro que es necesario darles certidumbre jurídica a las inversiones, mejorar la seguridad y generar incentivos para los inversionistas nacionales.

Hay sectores productivos en los que claramente se ha fincado el crecimiento económico: la industria automotriz, la electrónica, aeroespacial y productos de rehabilitación médica, entre otros. Pero debe marcarse con claridad cuál es la política industrial que requiere México y definir cuáles son los sectores estratégicos.

Para Guajardo, México no puede darse el lujo de avanzar sin impulsar la innovación en el sector manufacturero. Por ahí viene un gran impulso.

En otro renglón, vienen reformas a la Ley Minera; se revisará el sistema de derechos (hasta ahora México cobra por metro cuadrado); se analizarán las medidas para concederles mayor certidumbre jurídica y se diseñará un marco jurídico que permita que la minería beneficie a las comunidades en donde se desarrolla esa industria.

Por cuanto a la competencia económica, le anticipo que está a revisión el artículo 39 de la ley para que los recursos de reconsideración a que tienen derecho los regulados sean sometidos al sector judicial especializado; se crearían tribunales especializados en materia económica.

CUENTOS VERAS

El que se unió en calidad del miembro 39 al Consejo Mexicano de Hombres de Negocios es Alejandro Ramírez, de Cinépolis. Entrar a tan selecto club parece fácil; no lo es. Se requiere la aprobación de 90% de sus miembros. Además de ser billetudo, por supuesto.

Twitter: @marco_mares

[email protected]