Concluyó la 44 edición de la Reunión Anual de líderes empresariales y públicos del Foro Económico Mundial (WEF por su sigla en inglés), un encuentro histórico para México pues el presidente Enrique Peña Nieto llevó consigo una carga de promesas de crecimiento y un mejor clima de negocios, 20 años después de que hiciera lo propio, el México renovador de Carlos Salinas de Gortari.

Claro que entre el México de hace 20 años y el de ahora, median muuuuuchas condiciones económicas y financieras de diferencia.

Y Cito:

Certidumbre de los inversionistas por la estabilidad de las políticas económicas mexicanas; la flotación de nuestra moneda, la autonomía del Banco de México, una avanzada inserción del mercado mexicano en la operación global, un sistema democrático casi evidente en el Pacto por México que dio fundamento a las nueve reformas constitucionales aprobadas y un peso mexicano distinguido como la octava moneda más operada en el mundo.

Pero hay algo que persiste de telón de fondo hoy como entonces, generando ruido a los inversionistas y líderes globales concentrados en Davos, Suiza: el contexto social.

El presidente de México fue uno de los cinco pocos que tuvieron una hora de atención del mismísimo fundador del WEF, Klaus Shwab. Dicho en otras palabras, fue uno de los 50 líderes políticos, a quien se le concedió un estrado para promover al país como punto de inversión.

Pero como se trataba de una conversación con los ejecutivos e inversionistas congregados, saltó inevitablemente el tema de la inseguridad y violencia que ha escalado en el país.

Incómoda violencia

La duda de los inversionistas representados por Shwab, es clara si recordamos que uno de los 12 pilares en los que se basa el mismo WEF para medir su Índice de Competitividad Mundial, es precisamente corrupción y crimen.

Demos un vistazo. Según el índice más reciente, publicado en septiembre pasado y que corresponde al periodo 2013 – 2014, resultaron la corrupción y el crimen los principales factores que obstaculizaron el clima para hacer negocios en el país.

Es decir, si se ordenasen los países objeto del índice desde el que genera mayor costo a los negocios para protegerse del crimen y violencia, incorporado en el índice del WEF, México estaría en el décimo lugar entre 148 posibles.

Antes que nosotros, Honduras, Guatemala, Venezuela, Trinidad y Tobago, Jamaica, Egipto, El Salvador, Sudáfrica y Colombia imponen altos costos a las empresas por la incidencia del crimen y violencia.

Este pequeño detalle, ha sido determinante para que México se ubique en el puesto 55 del ranking mundial de competitividad del WEF.

Hace 20 años, México amanecía con la noticia de la rebelión zapatista en Chiapas. Ahora, ha sido Michoacán el centro de atención por el caos y surgimiento de población armada, buscando el control de sus regiones. Y en ambos casos fueron cuestionados los presidentes en turno en Davos.

FMI, confirma recuperación

La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer su actualización de las perspectivas económicas globales. A reserva de más detalles que nos compartirá el lunes 27 de enero el jefe de la división de estudios económicos del FMI, Thomas Helbling, en una entrevista exclusiva con el Economista, recordemos que mejoraron una décima el pronóstico de crecimiento mundial, impulsados por Estados Unidos.

Así, esperan que el PIB global registrará un incremento de 3.7% este año. Estados Unidos crecerá en 2.8% en vez del 2.6% estimado por ellos mismos, el FMI, en octubre.

Y México se quedó, sin cambios en la previsión del Fondo, con un PIB creciendo en 3% este año. Incorporando el impacto de las reformas estructurales.

En fin, a reserva de comentarles mañana aquí en mi blog, lo que nos compartirá el Dr. Helbling, quiero aprovechar este post para invitarles a participar con nosotros en la entrevista que será realizada por nuestros suscriptores e internautas.

La cita es mañana, a las 12 del día, en la página de nuestro periódico www.eleconomista.mx, donde podrán conversar en vivo con el especialista del FMI. Durante la transmisión, recibiremos preguntas vía twitter y Facebook. Para más detalles, por favor, conéctense desde temprano con nosotros para formar parte de esta nueva experiencia en línea que solo tendrán, en El Economista. O bien, envíenme alguna pregunta para el experto, a mi cuenta de twitter @morales_yoly o vía correo: [email protected]

De mis apuntes

Por error en mi post anterior utilicé la palabra mude , que obviamente no existe, en vez de la palabra modo . Nada justifica que no revise mi redacción antes de subir un post, por ello les ofrezco mi sincera disculpa.