México no está atorado como los países europeos.

Con las reformas estructurales en los sectores energético, de telecomunicaciones y laboral, la economía mexicana podría crecer a tasas superiores a 3.5% del Producto Interno Bruto, que se espera para el cierre de este año.

Luego de las crisis económicas recurrentes que registró en las décadas de los 80 y los 90, México tiene ya en su ADN (código genético) el sentido de la autoprotección y puede superar la adversa circunstancia económica mundial.

A diferencia de las economías europeas que están atoradas en sus crisis económicas con altos niveles de déficit público y deuda y registran una marcada desconfianza por parte de los mercados, México registra positivos fundamentales económicos.

Ésa es la perspectiva desde la que observa el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, a la economía nacional.

Sin embargo, advierte que no demerita ni pretende disminuir la dimensión de la gravedad de la crisis europea.

Incluso uno de los escenarios que se plantea el banco central es el de la eventual ocurrencia de una catástrofe económica en Europa.

Pero es uno de los escenarios y quizás no sea el más probable.

Lo que también advierte el Gobernador del banco central es que México está más ligado a la economía de Estados Unidos –que a últimas fechas observa mejores y más positivos indicadores económicos–, que a la de Europa.

De hecho Estados Unidos tiene una relación limitada con Europa y, en caso de que se agrave la crisis europea, tendría un impacto limitado sobre la economía estadunidense.

Economía mexicana: fortalezas

El experto financiero que contendió por la Dirección Gerencia del Fondo Monetario Internacional y rivalizó con la actual cabeza de ese organismo Christine Lagarde observa a México con mucha confianza y enumera sus indicadores positivos.

La deuda mexicana es de apenas un tercio de la que observan los países desarrollados en crisis.

La banca mexicana no tiene problemas de capitalización; de hecho, a la fecha cumple ya con los requisitos de capitalización que exigen los lineamientos de Basilea III.

El mercado interno de México está repuntando y el sistema bancario está contribuyendo al crecimiento económico.

Además de que la flexibilidad del tipo de cambio está permitiendo enfrentar la volatilidad internacional.

Y la política monetaria ha permitido mantener ancladas las expectativas inflacionarias.

Y, sobre todo, no ha impedido que las tasas de mercado sean inferiores que las tasas de referencia del banco central.

Europa: murallas que eviten contagio

El primer trimestre del año será crucial para la solución de fondo de la zona euro, dice Carstens.

En ese lapso, los gobiernos y bancos europeos tienen un calendario plagado de refinanciamientos. Ésa va a ser una prueba muy fuerte.

Adicionalmente se realizarán nuevas reuniones-cumbres, incluida una de jefes de Estado. Asimismo se irá viendo si las decisiones de política económica que adoptaron avanzan en su implementación.

Las naciones europeas tendrán que levantar una muralla fuerte de apoyo contingente a los países para que sus gobiernos puedan hacer que regresen a los mercados en términos razonables.

Tienen que recuperar su credibilidad porque si no la tienen el contagio continuará creciendo.

El riesgo soberano no se ha mitigado y continua contaminando la percepción de solidez de los bancos europeos, pues son los principales tenedores de deuda gubernamental europea.

Hoy el Banco Central Europeo da la mayor parte del fondeo y eso es anómalo.

Unas horas después de las expresiones de Carstens, ayer mismo Standard & Poor’s rebajó la calificación crediticia del fondo de rescate europeo, sólo días después de despojar a Francia y Austria de su condición de países con nota AAA . La agencia rebajó la nota crediticia del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera a AA+ desde AAA , lo que podría incrementar sus costos de endeudamiento.

Ahora será más difícil reforzar y dar operatividad al European Financial Stability Board.

Pero sobre todo las naciones europeas tendrán que acelerar el tránsito haca la unión fiscal y el compromiso de legislar para poner candados para el cumplimiento de presupuestos balanceados.

CUENTOS VERAS

Vaya audacia la de Andrés Manuel López Obrador. Se atrevió a lanzar el anzuelo político al hombre más rico del mundo y de México, por supuesto: Carlos Slim Helú. Si Slim o cualquier otro ciudadano quiere entrar al negocio de las televisoras podría hacerlo, dijo textualmente en una entrevista que concedió a la agencia de noticias Reuters. Slim tiene prohibido desde que se le expidió el título de concesión de Telmex que ofrezca el servicio de televisión. Alrededor del tema hay una larga discusión entre el gobierno y el empresario. López Obrador, sin condiciones, le abriría la puerta del negocio de la radiodifusión al magnate que ha pedido hasta el cansancio esa posibilidad.

Twitter: @marco_mares