No queda la menor duda de que México es un país de grandes oportunidades , afirma un documento elaborado por la American Chamber (AmCham) Mexico que, actualmente, está empezando a circular entre los socios de esta agrupación empresarial.

¿Por qué México es un destino atractivo para la inversión? es el sugerente título del estudio que realizó el máximo organismo comercial entre nuestro país y Estados Unidos, y en el que se afirma que un conjunto de elementos que tiene nuestro país lo hacen buen punto para los inversionistas globales. La AmCham insiste en la necesidad de concretar las grandes reformas pendientes.

El documento destaca como fortalezas de México, por encima de otros destinos para invertir, el hecho de un atractivo ambiente de negocios, una de las mayores redes de acuerdos comerciales del mundo, un mercado interno creciente y un perfil de costos altamente competitivo .

El documento de la AmCham destaca indicadores, algunos de ellos -los más ya conocidos; pero pone énfasis en lo que llama la location, location, location ubicación estratégica , para hacer referencia a su cercanía con Estados Unidos.

Respecto de la cantidad de días para abrir un negocio en nuestro país, la AmCham pone a México en primer sitio, con apenas nueve días, contra 29 que se requieren en India; 38, en China, y 120, en Brasil.

Retoma otros indicadores en los que mide la economía mexicana y la sociedad respecto de los llamados BRICs, en los que México sale muy bien librado.

Y a propósito del tema de moda, la inseguridad, el informe mencionado no soslaya el asunto. Menciona que se trata de un reto importante en el tema de la lucha en contra del crimen organizado (y que) los gobiernos de México y Estados Unidos están trabajando para debilitar la red de criminalidad, y la cooperación entre los dos países nunca ha sido tan cercana .

Más allá de datos y cifras, lo verdaderamente relevante del estudio de la AmCham es que se trata de una herramienta con la que las firmas ya instaladas en México irán a sus corporativos a pelear las inversiones de su casa matriz con argumentos sólidos; mientras que las firmas que no tengan operaciones en México, de seguro, lo pondrán en el radar. Eso es lo más relevante del estudio.

SCT ve con buenos ojos anuncio de la Cofetel

Para Héctor Olavarría Tapia, subsecretario de Comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el reciente anuncio de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) en la dirección de licitar frecuencias de TV abierta tiene varias repercusiones, pero las más destacables, desde su punto de vista, son los beneficios que recibirá el consumidor.

Olavarría explica que, con la asignación de las frecuencias, los televidentes tendrían hasta 12 programaciones diferentes; además, se generaría una mayor competencia, desde luego, en la venta de los contenidos. En el caso de la publicidad, bajarían los precios.

La colaboración de la SCT, particularmente desde la Subsecretaría de Comunicaciones, será con la experiencia que tiene esta dependencia.

El ánimo de las licitaciones, como ya se sabe, no es recaudatorio y el Subsecretario recuerda que podrá generar una pluralidad de contenidos y, en especial, una mayor cobertura. Asimismo establece que la participación de productores independientes podría ser un atractivo para los interesados en buscar ganar las licitaciones mencionadas.

Vinte, modelo a seguir

La firma Vinte, que encabeza Sergio Leal, firmará un crédito de largo plazo por 200 millones de pesos con DEG, banco alemán líder a nivel mundial. El propósito es incrementar los proyectos de vivienda sustentable en nuestro país.

Con esta acción, Vinte se convierte en la primera desarrolladora mexicana que recibe un respaldo de tal relevancia, ya que dicha institución forma parte del grupo financiero estatal alemán KfW Bankengruppe, considerado el Banco más seguro del mundo en el 2009, el 2010 y el 2011.

Nada más para recordar, Vinte fue el primer desarrollador mexicano en reportar estados financieros auditados bajo las Normas Internacionales de Información Financiera, a partir del 2010, adelantándose así a las especificaciones marcadas en el 2012 para todas las empresas con emisiones en la BMV.