México está a punto de lanzar un enorme anzuelo para capturar parte de los multimillonarios flujos de inversión que circulan por el mundo, desde los poderosos fondos soberanos de inversión (FSI).

Estos fondos soberanos de inversión administran alrededor de ¡3 trillones de dólares! Es decir ¡3 millones de millones de dólares!

Un FSI es un vehículo de inversión de propiedad estatal que administra una cartera de activos financieros nacionales e internacionales.

FSI, capital estatal flotante

El capital de los FSI se origina en la exportación de materias primas por parte de los gobiernos, como el gas, el petróleo o el cobre.

Los FSI destinan sus recursos a inversiones en bonos, acciones, derivados financieros y propiedades inmobiliarias.

A raíz del estallido de la crisis hipotecaria en Estados Unidos, conocida como Credit Crunch, los FSI saltaron a la fama pública.

A partir de entonces, han rescatado a famosos grupos bancarios estadounidenses como Citigroup o Merrill Lynch.

Algunos de los FSI administran activos superiores al valor del PIB de naciones desarrolladas.

Por ejemplo, el Abu Dhabi Investment Authority (ADIA) tiene más de ¡700,000 millones de dólares en activos!

Sospechosismo internacional

El tamaño e importancia de los FSI han despertado incluso el sospechosismo internacional.

La adquisición de activos emblemáticos de algunos países ha generado la duda respecto de si su interés es netamente comercial o en el fondo tiene intenciones geopolíticas.

Por eso se constituyó el Foro Internacional de Fondos Soberanos, para disipar tales sospechas y discutir en torno de la regulación financiera internacional.

México, fuera ?del radar de los FSI

Algunos fondos de inversión soberanos ya participan en algunos proyectos en México, aunque la mayor parte lo hace a través de terceros.

La economía mexicana está prácticamente fuera del radar de ese caudaloso río de inversiones.

La oportunidad de presentarse formalmente ante ellos se registrará a partir de mañana aquí, en la ciudad de México.

La cumbre, en México

México será sede de la Cuarta Reunión Anual del Foro Internacional de Fondos Soberanos a realizarse hoy y mañana, como parte de los eventos del Grupo de los 20.

La reunión la organizan la Secretaría de Hacienda, que encabeza José Antonio Meade, y el Fondo Monetario Internacional, y participan el Club de Ricos, como se conoce a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco Mundial y la Comisión Europea, además de instituciones financieras del sector privado nacional e internacional.

Se reunirán los fondos soberanos de 24 países, entre los que se cuenta a China, Noruega, Canadá, Australia, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, México, entre otros.

Hay que destacar que Chile y México son los dos únicos países latinoamericanos que participan en el International Forum of Sovereign Wealth Funds. México está considerado por el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) y Chile por su fondo relacionado con el cobre. El FEIEF administra recursos por 25,000 millones de pesos, que en realidad es una cantidad muy menor respecto de la que manejan los fondos soberanos y para un tema muy acotado.

Sin embargo, México está aprovechando la oportunidad para lanzar el anzuelo y que los fondos de inversión soberana pongan sus ojos y sus recursos en nuestro país.

México tiene casi todo

México tiene todo para atraer una mayor cantidad de los flujos de los fondos soberanos de inversión. O casi todo.

Cuenta con estabilidad macroeconómica que puede presumirse en el mundo.

Tiene importantes y cuantiosos proyectos de inversión en infraestructura.

Opera sofisticados instrumentos que han ampliado las posibilidades de inversión.

Y ¿qué falta? Falta una mayor profundidad en la Bolsa Mexicana de Valores. Que el mercado bursátil deje de ser un club de cuates.

Que coloquen en la BMV los bancos que operan en México y en general las grandes empresas nacionales y trasnacionales. Que los grandes proyectos de licitación de obras en infraestructura se coloquen en la Bolsa.

¡Eso falta!

CUENTOS VERAS

Harto de los monopolios, el gobierno de Argentina decidió cancelar la subasta de 25% del espectro radioeléctrico 3G de ese país y rechazó la propuesta de la única empresa que cumplía los requisitos para operar: Claro, que pertenece a Carlos Slim. La frecuencia 3G será 100% estatal, anunció el gobierno de Cristina Fernández Kirchner.

Twitter: @marco_mares

marcomares@eleconomista.com.mx