Ya se veía venir: Mexicana de Aviación se perfila hacia la reestructura o la quiebra ordenada.

El cambio de los protagonistas que venían siendo los responsables del concurso mercantil es una clara señal de que el destino de la aerolínea no puede continuar incierto.

Ayer, el juez Felipe Consuelo dejó de ser, temporalmente, rector del concurso mercantil de Mexicana de Aviación.

Tendrá que atender las seis quejas que presentaron en su contra los acreedores de la aerolínea. El argumento de fondo de los acusadores del Juez es que él es parcial.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) decidió reubicar temporalmente al juez Felipe Consuelo y revisar las quejas para emitir una resolución al respecto.

En tanto, reubicó, también temporalmente, a la jueza Edith Encarnación Alarcón Meixueiro en el Juzgado XI de Distrito en Materia Civil, en el que venía desempeñándose Consuelo.

El CJF con esta decisión no califica ni prejuzga la conducta del controvertido Juez.

Simple y sencillamente, hace la reubicación para que Consuelo atienda las seis quejas en su contra, mientras que el CJF las analiza para, finalmente, resolver al respecto.

CFJ reacciona ¿presionado?

Sin lugar a equivocaciones, es un cambio de facto que dará un giro a la circunstancia de inamovilidad en que está inmersa la aerolínea.

La verdad es que el CJF se tardó en decidir la reubicación de Felipe Consuelo y estudiar el caso.

Seguramente, pesó en el ánimo del CJF no sólo la acumulación de las quejas de los acreedores, algunas de las cuales se presentaron desde hace varios meses y otras en los últimos días, sino la presión y evidencia mediática en la que las actuaciones y declaraciones del juez Consuelo dejaron clara su parcialidad, presuntamente, en favor de los trabajadores.

Por eso es que ya se veía venir. Ya se veía venir que está en curso el cambio. Mexicana tendrá que recibir la inyección de recursos para lograr su reestructura o iniciar el doloroso camino hacia la quiebra ordenada. No hay de otra. Y es que, dos años después de iniciado el concurso mercantil, el presunto inversionista interesado, Christian Cadenas, no ha demostrado que cuenta con los recursos para cubrir las deudas de la aerolínea; el conciliador-administrador, Gerardo Badín, no ha podido concretar la reestructura y el juez Felipe Consuelo parece más un líder sindical.

Acreedores: la rebelión

En días pasados se registraron varios eventos que parecían las piezas del mismo rompecabezas unidas por el agotamiento de la paciencia de varios de los actores involucrados en el caso de Mexicana de Aviación.

En primer lugar, el juez Consuelo, después de cuatro meses de haber sido solicitada –por los acreedores más importantes: Bancomext, Banorte, AICM, ASA y Profeco- la designación del despacho de abogados White & Case, que encabeza Vicente Corta, decidió rechazarla.

Esto terminó con la paciencia de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que encabeza Dionisio Pérez Jácome.

La dependencia del Ejecutivo anunció de inmediato la solicitud para que se dividieran las funciones de administrador y conciliador que hasta ahora recaen en la persona de Gerardo Badín. La SCT incluso propuso el nombre del sustituto de Badín.

Sin embargo, desde el principio quedó claro que la remoción de Badín de su calidad de administrador sí estaba en las facultades de la SCT, pero la de conciliador tendría que pasar por la autorización del juez Consuelo y no se le veía muchas posibilidades de que fructificara.

Ahora, con el cambio de juez, pudiera tener viabilidad el relevo del conciliador solicitado.

Por otra parte, los acreedores Bancomext, Banorte, AICM, ASA y Profeco reforzaron sus quejas e incluso demandaron la recusación de Felipe Consuelo.

Luego de la decisión del gobierno federal de rescatar la banda ancha (de 2.5 Gigahertz) de manos del Grupo MVS, parece obvio que la intención es dejar arreglado este problema antes de que concluya el sexenio. ¡A ver!

CUENTOS VERAS

A propósito de la banda ancha que le quitaron a MVS, le cuento que en el mundo, las redes Long Term Evolution (LTE) se han desarrollado con enorme dinamismo. Hasta junio pasado había casi 100 redes desplegadas de LTE alrededor del globo. A fines del 2011 había 7 millones de usuarios de LTE y a mediados del 2012 se registran 25 millones en el mundo. Se estima que para fines de este año el número haya crecido a 90 millones de usuarios. ¡México no puede ni debe quedarse atrás!

Twitter: @marco_mares

marcomares@eleconomista.com.mx