El valor del mercado de recargas en el país asciende a 125,320 millones de pesos en el 2011, equivalente a 9,640 millones de dólares.

En efecto, en México existen casi 84 millones de líneas de prepago y 2.9 millones de planes mixtos; de los cuales, la mitad utiliza algún medio de recarga cuando se le acaba el crédito; 87% de los usuarios móviles depende de este tipo de recursos para contar con saldo y, consecuentemente, con capacidad de emitir comunicaciones escritas, de voz y para acceder a Internet móvil.

Segmentación del mercado de recargas

Una vez delimitado el alcance del mercado, es posible segmentarlo en diferentes dimensiones.

Respecto del gasto mensual, los usuarios de contrato muestran mayores niveles que aquellos con planes de prepago, aunque se ha observado una caída generalizada del ARPU (gasto promedio mensual) en los últimos años. Esta disminución se atribuye, principalmente, a la reducción de precios observada por la caída en las tarifas de interconexión, las nuevas opciones de comunicación por la vía de planes de datos sin incurrir en un costo adicional y los servicios de valor agregado.

En cuanto al nivel de gasto, casi una tercera parte gasta menos de 100 pesos, una tercera parte gasta entre 101 y 200 pesos; 16% gasta entre 201 y 300 pesos y sólo 7% gasta más de 500 pesos al mes. De esta forma, ocho de cada 10 usuarios destinan menos de 300 pesos al mes en servicios móviles.

Esta situación puede explicarse en parte por el mayor poder adquisitivo y preferencia por las nuevas tecnologías entre los denominados adultos contemporáneos en el rango de 31 a 50 años, que revelan mayor predisposición por planes de contrato, mientras que la restricción presupuestaria de jóvenes entre 16 y 20 años los hace más propensos a buscar planes de prepago.

Al segmentar por nivel socioeconómico (NSE), destaca que la proclividad a planes de contrato aumenta consistentemente con el nivel socioeconómico. De esta forma, casi la mitad de los usuarios de NSE A/B tienen un contrato mientras que 86% de los consumidores de NSE D/E tiene su línea en prepago.

Por género, los hombres muestran mayor predisposición a planes de contrato que las mujeres; 27% de ellos cuenta con este esquema, mientras que solo 19% de ellas lo tiene. También es manifiesto que grupos de edad más avanzada tienden a contar con contratos en mayor proporción. Esta regla encuentra su punto de inflexión a la edad de 50 años, revirtiéndose la tendencia.

Segmentación del mercado de recargas

Una vez explicada la segmentación entre los usuarios, la información primaria acerca de principales hábitos de consumo en términos del monto de la recarga muestra que casi la mitad recargan 50 pesos o menos; ocho de cada 10 van por 101 pesos o más, situación que muestra que los usuarios cargan su saldo con base en sus necesidades de consumo.

De hecho, sólo uno de cada 100 realiza recargas por encima de $300, ya que estos elevados niveles de consumo corresponden, según la racionalidad económica, más bien a planes de contrato con renta mensual, no tanto a esquemas de prepago, que muestran por lo general un gasto considerablemente menor.

En cuanto a la frecuencia de las recargas, una tercera parte de los usuarios las realiza al menos una vez a la semana; otra tercera parte tarda entre dos y tres semanas, el resto tarda un mes o más en recargar su saldo.

Entre los medios de recarga predilectos, es posible determinar que la recarga electrónica es más utilizada, representando a la mitad de los usuarios; es seguid de las fichas o tarjetas prepagadas, utilizadas por 40% de los usuarios, mientras que el cajero automático apenas comienza a cobrar fuerza, ya que solamente 5% de los usuarios lo utiliza para este fin.

De esta forma, las telecomunicaciones móviles ofrecen cada vez un mayor rango de servicios para ajustarse a las necesidades de cada consumidor, brindando cada vez mayor acceso a la población mexicana.

A propósito de las asignaturas pendientes ?de la CFC

En temas regulatorios, un amparo recientemente concedido a filiales de Televisa obligará a la CFC a retomar la investigación sobre la llamada alianza administrativa de Telmex-Dish que, supuestamente, sólo consiste en que la telefónica factura y cobra el servicio de TV de paga que ofrece Dish. ¿Su desempeño? Definitivamente, impresionante, al llevarlos a crecer desde cero a mas de 2 millones de suscriptores en la actualidad, con crecimiento promedio anual de 85 por ciento. Interesante mantener el ojo en ver si, ahora sí, la CFC profundiza en esta posible violación competitiva al título de concesión del operador dominante mexicano.