La adquisición de una vivienda es la decisión patrimonial más importante en la vida de cualquier familia y contratar un crédito hipotecario es un compromiso de largo plazo.

En el Infonavit estamos convencidos de que trabajadores mejor informados son más conscientes de las obligaciones y responsabilidades que significan un préstamo y una vivienda, y serán más comprometidos con su comunidad y su entorno.

Hemos identificado que parte del fenómeno de vivienda abandonada se explica por malas decisiones de compra; el peor escenario para los trabajadores en términos patrimoniales es adquirir una vivienda y no habitarla.

Por eso, en el Instituto nos hemos dado a la tarea de ofrecer a nuestros derechohabientes la información y las herramientas para que tomen la mejor decisión respecto de su crédito y ahorro, y que la vivienda que elijan verdaderamente responda a sus necesidades.

Antes de ejercer un crédito Infonavit y adquirir una vivienda es fundamental preguntarse: ¿me conviene obtener un préstamo en este momento o mejor conservo mi ahorro para el futuro?, ¿mi salario es suficiente para cubrir la mensualidad y satisfacer el resto de mis necesidades?, ¿qué tipo de casa necesito, está cerca de mi trabajo o de mi familia?, ¿la casa en la que estoy interesado está cerca de rutas de transporte, escuelas u hospitales?

Estos cuestionamientos se responden en el taller Saber para Decidir que incorporamos el año pasado a nuestro proceso de originación como requisito para solicitar un préstamo del Instituto. Durante el 2011, más de 260,000 trabajadores acreditaron este taller en los planteles del Conalep o vía Internet.

Hemos identificado, además, la importancia de ofrecer a nuestros derechohabientes asesoría sobre su decisión de crédito y vivienda, así como recabar información respecto de sus motivaciones de compra para evitar malas decisiones que generen resultados sociales y financieros indeseados. Estamos desarrollando un programa piloto de asesoría personalizada, que complementará el taller Saber para Decidir.

Estimamos que la reciente reforma a la Ley del Infonavit, que establece la devolución en una sola exhibición del saldo de la subcuenta de vivienda al momento del retiro, contribuirá a terminar con compras motivadas por el único propósito de monetizar ese ahorro y no de solucionar una necesidad habitacional.

Queremos que el trabajador compare las opciones de vivienda que ofrecen los desarrolladores antes de tomar una decisión de compra. En alianza con la firma estadounidense JD Power and Associates -líder mundial en estudios del consumidor- elaboramos el Índice de Satisfacción del Acreditado (ISA), que refleja la opinión de los trabajadores que tienen cuando menos 11 meses de habitar una vivienda adquirida con crédito Infonavit.

El ISA, que está disponible para su consulta en el sitio de Internet del Instituto, mide el nivel de satisfacción que los habitantes tienen con la vivienda, el desarrollo habitacional, la atención y el servicio que les brindaron, así como la relación entre precio pagado y valor recibido.

Mientras más alto es el ISA, más satisfechos están quienes compraron a la empresa calificada.

El ISA refleja la opinión de más de 41,000 trabajadores y otorga una calificación a 216 empresas desarrolladoras y constructoras.

En el Infonavit queremos poner en igualdad de condiciones a compradores y vendedores para asegurar viviendas y conjuntos habitacionales de calidad, que se traduzcan en una mayor formación patrimonial para los trabajadores.

*Director General del Infonavit