Hay mucha ingratitud en el oficio del reportero. Como cuando uno hace una entrevista, a una persona como Santiago Levy, el papá del programa de protección a la pobreza más replicado en el mundo entero, Progresa -Oportunidades, y tiene que discriminar importantes frases o explicaciones en aras de la contundencia informativa.

Hoy, salió publicada la entrevista que me concedió durante su visita a México para participar en el Foro México 2013, políticas públicas para un desarrollo incluyente, que organizó la OCDE la semana pasada.

Para el periódico, elegí el ángulo de cómo se fondearía la reforma al sistema de seguridad social, para ampliar su cobertura y hacerlo universal. Pero aquí, en mi blog, les comparto literal, la conversación de 10 minutos que sostuve con él. Para que sean ustedes los que determinen la relevancia de sus palabras.

- Desde la campaña del actual presidente de México, advirtió que quería hacer universal la cobertura del sistema de seguridad social. Una propuesta muy parecida a la que usted tiene. ¿Lo está asesorando directamente?

- Una propuesta de seguridad universal debe tener un doble propósito. Es una medida de política social de gran trascendencia con un impacto positivo sobre equidad y en inclusión social y una reforma profunda al sistema de seguridad social que realmente no funciona bien, desde el punto de vista pensionario y de salud.

El primer propósito de la propuesta debería ser mejorar en la dimensión de cobertura de los servicios de seguridad social. Dependiendo de cómo se implemente la propuesta puede haber un segundo propósito que es mejorar de forma sustantiva el mercado laboral. Esto se lograría combatiendo las razones por las cuales las empresas y trabajadores están en informalidad y parte de estas razones es que hoy en día se subsidia la informalidad y se ponen impuestos fuertes a la formalidad. Una propuesta de seguridad universal podría ser eliminar este tipo de subsidios tan distorsionantes y permitir un mercado laboral que fomente la atención y empleo formal.

- ¿Cuánto tiempo suele tardarse un sistema para implementar los cambios que arrojen una cobertura universal del sistema de seguridad social?

- Lo más importante , lo digo a título personal, no es opinión del BID, nosotros estamos a disposición de México. Lo más importante es legislar el paquete completo independientemente del tiempo en el que se instrumente, su gradualidad. Dar señales claras de hacia donde vamos para dar certidumbre y claridad y que todo el mundo se pueda ajustar. Si finalmente la propuesta si se implementa en un plazo de 3, 4 o 5 años, es mucho menos importante, que marcar un rumbo muy claro hacia donde ir.

Imagínate que la seguridad social cumple este año 70 años, la primera ley de seguridad social se promulgó por el presidente Manuel Avila Camacho en 1943. Es un proceso de largo plazo, nos tomó 70 años llegar a donde estamos, así que si nos toma otros cinco años, estamos y logramos la universalidad sería un logro trascendental.

- El gobierno de Enrique Peña Nieto ha tenido ya algún acercamientos con el BID o con usted para recibir apoyo técnico en la iniciativa de la seguridad social universal?

- El BID está a disposición de México así como todos los trabajos hechos para el gobierno de México, investigaciones y análisis. Seguramente el gobierno de México tiene también otras fuentes de información y en la medida que el BID contribuya al esfuerzo lo haremos con mucho gusto.

- Su propuesta de cobertura universal en el sistema de seguridad social ¿tendría que incluirse en la reforma fiscal?

- Se tendría que crear una contribución nueva al consumo paralela al IVa que estaría específicamente destinada a seguridad social de todos los mexicanos sería contribución con impuesto específico, con la misma base que el IVA pero no se iría a la recaudación general.

- ¿Y tendría que formar parte de una propuesta de reforma fiscal?

- En mi opinión personal sí.

- ¿Podría platicarme algún precedente de América Latina sobre cobertura universal?

- En varios países se está identificando que la actual combinación de impuestos y subisidos no es la más adecuada, una reforma interesante en Colombia, donde reforma es neutral recaudatoriamente, pero le bajarán impuestos al trabajo y se compensará con más impuestos al consumo vía IVA y más ISR. Y en mi opinión tiene toda la lógica; si queremos más formalidad, reduzcamos los impuestos al trabajo.