La noticia es que la comisión antimonopolios revocó la megamulta por casi 1,000 millones de dólares que había determinado en contra de Telcel, por aplicar a sus competidores tarifas de interconexión, artificialmente altas y muy superiores a las que se autoimputaba en las llamadas dentro de su propia red.

A un año de distancia de que la Comisión Federal de Competencia (CFC) resolviera imponer una multa por 11,989 millones de pesos en contra de la principal operadora de telefonía y luego de que ésta la impugnara, finalmente, quedó sin efectos.

La CFC decidió aceptar los compromisos que propuso Telcel, cerrar anticipadamente el expediente sin imputar responsabilidad alguna y no imponer la multa prevista originalmente.

La comisión antimonopolios decidió olvidar sus propias acusaciones y no aplicar la multa multimillonaria que había definido.

CFC le extendió a Telcel un certificado de caso juzgado al tema de las presuntas prácticas anticompetitivas.

Promesas por US6,000 millones

Según la cuentas de la comisión antimonopolios, estos compromisos pueden generar beneficios por 6,000 millones de dólares al año para los consumidores, cantidad que representa cinco veces la multa impuesta originalmente.

Telcel se comprometió a aplicar reducciones en las tarifas de interconexión que ya realiza, de hecho, desde finales del 2011.

Telcel quedó advertida de que, si incumple con estos compromisos, recibirá una multa de hasta 8% de sus ingresos anuales.

Por el monto de la sanción se había calificado como megamulta y, por la trascendencia de la decisión, puede considerarse como una revocación histórica, cuyos efectos proyectados están por comprobarse en el tiempo.

La CFC aceptó compromisos que podrían redundar en beneficios para los consumidores por alrededor de 78,000 millones de pesos anuales, con la reducción implícita de la tarifa de interconexión entre operadores de 62 por ciento.

A cambio, la Comisión Federal de Competencia aceptó cinco compromisos que propuso Telcel en su recurso de reconsideración.

Estos compromisos, desde el punto de vista del órgano regulador, son idóneos para resolver eficaz y sostenidamente el problema de competencia identificado en la resolución original .

El vaso medio lleno de la CFC

Para la CFC, la resolución es positiva porque el objetivo de la institución es restaurar la competencia en beneficio de los consumidores y no el cobro de multas.

La CFC reconoce que era claramente preferible asegurar beneficios inmediatos y directos para los consumidores por hasta 6,000 millones de dólares anuales que emprender un litigio de años para, eventualmente, cobrar una multa de una quinta parte de ese monto.

Aquí, hay que destacarlo, hay un señalamiento reiterado de la comisión antimonopolios respecto del obstáculo jurídico que representan los tribunales para el cumplimiento de las resoluciones del órgano que vigila la competencia.

Y, al mismo tiempo, hay un reconocimiento de la debilidad implícita de la CFC, al advertir que es la primera ocasión en que Telcel se allana a una decisión de autoridad en materia de tarifas de interconexión, en lugar de recurrir al litigio para diferir la aplicación de la ley y frenar la competencia

Ése -dice en su defensa la CFC- es el espíritu de la ley de competencia modificada en el 2011. La posibilidad de imponer multas elevadas tiene una función disuasiva, no restitutiva; es decir, el objetivo es generar incentivos para que los agentes económicos eviten o supriman cualquier práctica contraria al proceso de competencia, minimizando la necesidad de que intervenga la autoridad.

Con este conjunto de compromisos que asume Telcel, asegura la CFC, se resuelve uno de los principales problemas de competencia que han aquejado el mercado de las telecomunicaciones: el de la interconexión móvil.

La CFC calcula que, con la reducción en los costos de interconexión en virtud de los compromisos asumidos por Telcel, México pasará de ser el quinto país más caro entre los 34 países integrantes de la OCDE al cuarto más barato en precios ajustados por paridad de poder de compra.

Falta ver la resolución completa y analizar por qué CFC dio marcha atrás a sus acusaciones.

Telcel desvirtuó acusaciones

Mucho más parca en su comunicado, Telcel se restringió a informar que la resolución notificada por la CFC revoca y deja sin efectos la supuesta práctica monopólica imputada y la multa de 11,989 millones de pesos que le había sido impuesta en abril del 2011.

Anotó que el recurso de reconsideración presentado por Telcel desvirtúa la supuesta comisión de prácticas monopólicas relativas en el mercado de interconexión móvil.

CUENTOS VERAS

En torno del debate sobre el debate, Televisa, de Emilio Azcárraga Jean, anunció que transmitirá el próximo domingo el primer debate de los candidatos a la Presidencia de la República a través del canal 5 y sus 67 repetidoras, con las que, estima, llegará a 96 millones 320,000 mexicanos y cubrirá 92% del territorio nacional.

Twitter: @marco_mares

marcomares@eleconomista.com.mx