A mediados de diciembre se detectó por primera vez el SARSCoV-2, renombrado como Covid-19, pero cuando encontraron su origen, el virus ya se había esparcido porque, a diferencia de otros como el SARS Cov-1, este permanece oculto por mucho tiempo. No obstante, a cinco meses de esta crisis sanitaria y económica, ya hay visos de esperanza para curar e inmunizar a la población, gracias al trabajo a marchas forzadas de decenas de científicos alrededor del mundo que cada vez están más cerca de encontrar medicamentos que prometen a la humanidad poner fin a este letal virus. En la carrera por el desarrollo de terapias y vacunas, científicos en China, Alemania y Estados Unidos están al frente de las investigaciones.

La carrera científica para crear medicamentos contra el virus hoy la encabeza Gilead Sciences, el fabricante de remdesivir, porque ya recibió una autorización de uso de emergencia de la FDA para el tratamiento de algunos pacientes gravemente afectados por el coronavirus, después de que ensayos clínicos mostraran que remdesivir mejoró el tiempo de recuperación para pacientes con coronavirus y también puede reducir la probabilidad de que mueran. Remdesivir es un antiviral, que, de acuerdo a información de Gilead, había sido estudiado previamente para el tratamiento del Ébola.

El tema del posible precio del remdesivir, después de que ocurra la donación del 1.5 millones de dosis, está en debate entre analistas de Wall Street, grupos de defensa de derechos de consumidores y pacientes, y expertos en la industria farmacéutica. Se propone desde un precio razonable que no afecte la rentabilidad futura de la empresa, hasta el sólo cobrar el precio de manufactura. La OMS declaró recientemente que estaba en pláticas con Gilead para lograr que el producto esté disponible ampliamente, aunque la empresa no se ha pronunciado en torno al precio. El tema aquí es si se valorará la innovación, reconociendo un costo que incluya el de la I&D, así como del impacto que este valor pueda tener para crear las condiciones favorables –o no- para la innovación. Es decir, el debate sobre el acceso casi gratuito a las nuevas terapias y vacunas puede desincentivar la investigación de empresas farmacéuticas por no poder amortizar el enorme costo que supone los recursos destinados a la investigación y desarrollo de nuevas alternativas.

Gilead aún espera la aprobación regulatoria del fármaco por parte de agencias regulatorias de muchos países, tan pronto terminen los estudios científicos que están corriendo y que los resultados confirmen los datos con que se autorizó por emergencia el uso de remdesivir en Estados Unidos. Japón también otorgó autorización de emergencia para el uso del remdesivir como tratamiento contra el SARS CoV-2, sólo tres días después de que el fabricante solicitara la aprobación para su nuevo antiviral. Por su parte, la farmacéutica Roche también recibió la aprobación de emergencia de la FDA para una prueba de anticuerpos contra el coronavirus y prometió una rápida producción. La empresa española Grifols informó también del desarrollo acelerado de una prueba diagnóstica específica de alta sensibilidad para detectar el virus.

Retos adicionales para Gilead y para cualquier empresa fabricante de un nuevo fármaco o vacuna los representan la estrategia de comunicación y relacionamiento para que tanto los reguladores, tomadores de decisiones, comunidad médica y la opinión pública valoren atributos como el compromiso, la innovación y la contribución. Es decir, conseguir que el mercado premie la contribución en lugar de castigarla. Otro punto crítico para cualquier compañía que esté investigando una terapia, vacuna o incluso pruebas de diagnóstico lo representa la participación activa en la conversación para generar un relato orientado a generar aliados informados, evitando la actual situación que provoca un vacío informativo que no conduce a una correcta valoración del producto e incluso a calificar negativamente a los fabricantes.

En cuanto a conseguir la inmunización humana, la OMS anunció que están en proceso 102 posibles vacunas para covid-19 en todo el mundo, 8 de ellas autorizadas, 7 ya para pruebas en humanos, un trabajo en tiempo récord que lleva 3 meses, pero aún se encuentran en desarrollo, 4 en China y las restantes en Europa y Estados Unidos. Pfizer aceleró sus investigaciones y estima que para fin de año tendrá lista la vacuna. Virólogos como los españoles Luis Enjuanes, Isabel Sola y Sonia Zúñiga del Centro Nacional de Biotecnología de España (CNB-CSIC) consideran que, en el mejor de los casos, se tardarían entre 12 y 18 meses para tener la vacuna lista.

Si bien los avances en la investigación son esperanzadores, autoridades de salud como la OMS, científicos, especialistas y cuerpo médico están preocupados por las decisiones gubernamentales de abrir las restricciones anticipadamente, presionados por la crisis económica generalizada, ya que, para algunos gobernantes, la crisis económica puede ser peor que la pandemia.

La actual contingencia trae consigo la oportunidad para que las empresas farmacéuticas den un giro a la percepción y se vinculen con sus audiencias, para que estas valoren la contribución social más preciada en esta pandemia: los nuevos y eficaces medicamentos y vacunas.

Seis recomendaciones básicas:

Contar con un plan de acción. Es imprescindible estar preparados para actuar con rapidez y procedimientos definidos que eviten la improvisación.

Construcción de Narrativa. Este contexto representa una oportunidad única para construir una narrativa que modifique la percepción negativa y recupere el valor que tiene la industria farmacéutica como actor fundamental para mejorar sistemas de salud, y ayudar a médicos a ayudar a sus pacientes.

Entender Conversación y Tener un Rol Activo. Primero implementando un sistema que permita analizar, filtrar y valorar el contenido y segundo, participando con una narrativa adecuada.

Estrategia Global y Adaptación Local. Comunicar el mismo mensaje, pero identificando objetivos y oportunidades locales.

Relato Adaptado para Diferentes Públicos y Canales. Esto garantizará la comprensión del mensaje con un enfoque en logro de objetivos específicos para cada audiencia.  

Inmediatez y Transparencia. La información debe distribuirse de manera oportuna, el concepto de inmediatez cobra especial relevancia para evitar especulaciones y desconfianza hacia la empresa.

*Javier Marín es director de Healthcare Américas de la firma de consultoría Llorente y Cuenca.