El virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador anunció que durante su gobierno se realizarán compras nacionales consolidadas de medicamentos para eliminar la corrupción, abatir el precio en el que se compran y liberar recursos económicos para garantizar medicina gratuita para la población.

Sin duda es una de las acciones más importantes que en materia de salud ha anunciado y la verdad es que es inobjetable prácticamente desde todos los ángulos.

Abatir corrupción

La meta es muy clara: liberar millonarios recursos económicos que a la fecha se quedan los grandes laboratorios y empresas distribuidoras de medicamentos mediante ilícitas acciones de corrupción y colusión.

La idea de las compras de medicamentos consolidadas no es nueva, la de este año 2018 es la quinta edición desde que se inició este sistema de compras en el año 2013 y sus resultados han sido muy positivos por los ahorros alcanzados, la cantidad de medicamentos que se compra y el aumento en la garantía de recetas médicas cubiertas en favor de los derechohabientes.

Estados rejegos

Las compras consolidadas de medicamentos hoy ya son una realidad, aunque siguen incompletas, entre otras cosas por la negativa de 15 estados de la República Mexicana que simple y sencillamente se niegan a participar en las compras consolidadas que organiza el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Tales entidades han “preferido” quedarse fuera de la oportunidad de obtener un precio hasta 35% menor en virtud de las compras consolidadas de medicamentos.

Con la intención de hacer nacional la compra consolidada de medicamentos, no habrá margen para que discrecionalmente los Estados puedan optar por mantenerse fuera.

Hasta ahora la compra consolidada de medicamentos ha sido creciente, aunque mantiene mucho camino por avanzar.

Su organización ha sido notable y la supervisión por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la Secretaría de la Función Pública y organizaciones de transparencia, le han dado un perfil singular.

Colusión, el reto

A pesar de los ahorros y de los beneficios, lo cierto es que el esquema de compra de medicamentos en las instituciones públicas sigue siendo objeto de corrupción.

No es una mera apreciación superficial. La Comisión Antimonopolios que preside Alejandra Jana Palacios realizó un análisis al respecto y encontró que el año pasado, el 2017, se celebraron más de 228,000 contratos públicos, cuyo valor superó 585,000 millones de pesos.

De ese total, 78% se adjudicó de manera directa, sin licitación de por medio y en consecuencia a través de esquemas de venta no competimos.

La Comisión Federal de Competencia Económica advierte que es tal el monto de recursos que se dedican a la compra de medicamentos que por sí sola representa un incentivo para actos de corrupción entre funcionarios públicos y proveedores, o de colusiones entre empresas que deben competir, pero prefieren ponerse de acuerdo para repartirse ilegalmente el mercado.

Cofece señala que la falta de competencia y la corrupción en la contratación pública derivan en un círculo vicioso que se tiene que romper.

Acciones

Y propone acciones concretas para inhibir la corrupción y la colusión que no requieren actos ejecutivos ni reformas legislativas.

Entre otras están impedir la subcontratación y las ofertas conjuntas de las empresas; transparentar las modificaciones de concesiones, permisos y/o contratos y evitar discrecionalidad de las mismas.

Pero sobre todo inhabilitar a las empresas que hayan sido sancionadas por colusión, así como solicitar la opinión de la Cofece, en licitaciones de gran envergadura, es decir, cuyos montos superen los 1,500 millones de pesos.

Y entre las acciones que sí requieren reformas legislativas, propone: transparentar y dar publicidad a las investigaciones de mercado, acotar los supuestos para contratar por procedimientos diferentes a la licitación pública, restringir la participación simultánea de empresas a un mismo grupo de interés económico para evitar la simulación de competencia y crear una Ley General de Contratación Pública que se apegue a los estándares internacionales.

Ojalá que el nuevo equipo de gobierno escuche y atienda a la Comisión Antimonopolios para alcanzar el objetivo en el que coinciden de abatir la corrupción en la compra de medicamentos.

ATISBOS

TLCAN. Llamó la atención la declaración del secretario de Economía y jefe de la negociación del Tratado de Libre Comercio Norteamericano, Ildefonso Guajardo, en el sentido de que podría ser incorporado el contenido salarial. No está claro cómo viene el tema todavía, pero por primera vez el funcionario mexicano reconoce que es un tema que se está analizando. Al momento llevan 10 capítulos que están muy avanzados; 9 cerrados; 6 sectoriales cerrados y hay 10 capítulos a los que les falta sólo un 5% para cerrarlos. En resumen del conjunto de 30 capítulos que se revisan, dos terceras partes no tienen conflicto. La ventana de oportunidad para cerrar el TLCAN está abierta, dijo.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.