Más allá de que el gobierno federal busca reactivar la escena productiva, las alertas sanitarias se mantienen encendidas y los contagios difícilmente declinarán en junio.

Cierto, la presión de la IP es enorme. Ayer Andrés Manuel López Obrador reiteró que retomará sus giras, pero Conago de Carlos Mendoza logró que cada estado decida los tiempos de apertura.

Por lo pronto el horizonte económico se ve cada vez más complicado y hay pocas actividades exentas al declive. Incluso al interior del rubro de alimentos que ha crecido, hay negocios que hoy no la pasan nada bien como el chocolate y confitería.

Sus integrantes no pudieron aprovechar ni el día del niño, ni la celebración de la madre. En especial esta último es nodal para desplazar producto, antes de la temporada de calor que no les favorece.

En ese quehacer hay más de un centenar de fabricantes con unas 120 factorías que generan 33,000 empleos para un mercado que implica 32,000 mdp, o sea 1,400 mdd.

Ahora mismo las fábricas están cerradas y lo más dañino para la actividad tiene que ver con la parálisis del comercio al mayoreo que significa 70% de la demanda. Los autoservicios como Walmart de Guilherme Loureiro o Soriana a cargo de Ricardo Martín Bringas han resultado nodales, lo mismo que el e-commerce, aunque este último es marginal. Se calcula una caída del 80 por ciento.

En consecuencia los inventarios están al tope y la liquidez es limitada porque al igual que otros negocios, aunque hubo algunos despidos, el grueso de la nómina se ha conservado sin afectar salarios. Además los costos se han elevado por la depreciación del peso.

Se da por un hecho que el grueso de las grandes empresas sobrevivirá, aunque habría por ahí alguna excepción. Buena parte de estos son miembros de la asociación del rubro que es Aschoco y que preside Miguel Ángel Sáinz-Trápaga, entre ellos están por ejemplo Nestlé que en ese ámbito lleva Juan Carlos Peralejo, Mars de Gabriel Fernández, Ricolino de Bimbo de Daniel Servitje, Ferrero de Pietro Paolo Cornero, Hershey´s de Héctor de la Barrera, Prisma-Wong de José Ramón Fernández y evidentemente Bremen que fundó José Manuel Sainz-Trapaga, por citar algunos.

Claramente no se puede descartar el cierre de muchos pequeños negocios, no sólo en manufactura, sino en el comercio, ya que la recuperación del mercado será lenta. Los más vulnerables, aquellas compañías con pasivos.

Como quiera hoy los dulces y chocolates, que tan bien nos hacen sentir, no viven una coyuntura feliz.

Dejan el país 23,000 mdd por desconfianza

Gradualmente el tono en la IP se hace más ríspido tras las últimas disposiciones en el terreno eléctrico. Ayer tras de que la CRE de Leopoldo Melchi determinó en el peor momento, una alza a las tarifas para el autoabastecimiento, Francisco Cervantes calificó la medida como “autoritaria”. Este tipo de decisiones ahondan la desconfianza. De ahí que la fuga de capitales no de tregua. En 27 meses hasta marzo van casi 23,000 mdd que se van. En 2018 salieron 9,923 mdd, en 2019 10,544 mdd y en enero-marzo, 2,465 mdd. La FED reporta depósitos de mexicanos hasta noviembre por 75,899 mdd y somos líderes en ese ámbito en AL.

Proponen precompras vs desconexión aérea

Le platicaba del problema de conectividad que hay en el país por la coyuntura de la aviación Cantidad de vuelos se han suspendido y hay 137 rutas abandonadas. Canaero de Luis Noriega ha propuesto a SCT de Javier Jiménez Espirú algunas medidas para hacer frente al problema, pero no hay respuesta. Una es la precompra de asientos por el propio gobierno. Se ayudaría a que al menos una aerolínea cubra el destino desconectado. Habría subastas y el ganador sería quien requiera menos asientos del Estado para garantizar el servicio y complementar la venta comercial. Interesante pero con la austeridad, se ve cuesta arriba.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.