Hace unos días se dio a conocer la noticia sobre el descubrimiento de un yacimiento gigante de 500 millones de barriles de petróleo crudo en Tabasco. Para muchos en el gobierno resultó una buena noticia, para México no lo es.

Según información emitida por el director general de Pemex, están trabajando en la perforación del pozo Quesqui 1 donde pretenden comprobar una reserva adicional de 200 millones de barriles de crudo, por lo que la reserva podría ser de 700 millones.

¿Por qué es una mala noticia para México? Lejos de pensar más allá de lo inmediato, en las tendencias de energías limpias y renovables, en las oportunidades emergentes para ser un país innovador y de vanguardia; lejos de incentivar la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías que nos inserten en el mundo para abrazar un futuro lleno de posibilidades compartidas, el gobierno se empeña en condenar este país al pasado y a lo que tiende a desaparecer.

Es mentira que más petróleo significa mayor riqueza y bienestar para la nación. Con un gobierno clientelista que se empeña en manipular a los más pobres, más petróleo significa más dádivas para tener más control político mientras les cuentan un cuento que nada tiene que ver con la realidad.

Más petróleo en México es una mala noticia porque no podemos seguir dependiendo del crudo cuando podemos diversificar y apostar, como lo están haciendo otros países en América Latina, por una economía naranja, donde las industrias creativas juegan un papel más importante. Lo mismo las nuevas tecnologías. Necesitamos una economía basada en el conocimiento y la innovación, no en combustibles fósiles, cuya tendencia global es a desaparecer.

Más petróleo en México es una mala noticia cuando el gobierno en turno se niega a ser transparente, cuando busca eliminar cualquier contrapeso que busque fiscalizar lo que es de todos. Es evidente que buena parte de los recursos públicos se están manejando de manera discrecional, a modo y capricho; que muchos de los programas sociales carecen de reglas de operación y medición de impacto. En estas condiciones, más petróleo significa más riesgo y más dinero en manos de un gobierno que se impone una y otra vez tomando decisiones irracionales.

Encontrar más petróleo en un régimen populista es la peor noticia que puede recibir México. Ese petróleo será utilizado para seguir comprando votos, lealtades, dar migajas a los pobres mientras se les marea y confunde con demagogia de cuarta. Incluso, servirá para financiar a sus aliados fracasados como el gobierno de Cuba.

En Venezuela, parte de la tragedia que hoy viven fue culpa del petróleo con el que Chávez y Maduro financiaron su Revolución Bolivariana, dentro del país y en el resto de América Latina.

Cuidado con esos gobernantes que, con la chequera del petróleo gritan: “Primero los pobres”, pues con la riqueza de su propio país se encargan de multiplicarlos y hundirlos con tal de permanecer indefinidamente en el poder.

Por eso y muchas razones más, encontrar más petróleo, en estas condiciones, es muy mala noticia para México. Si tuviéramos otro tipo de gobierno, quizá tendríamos razones para celebrarlo. Hoy no.

Armando Regil Velasco

Licenciado en Negocios Internacionales

Ágora 2.0

Licenciado en Negocios Internacionales graduado con mención honorífica por el Tec de Monterrey. Estudió Economía y Políticas Públicas en Georgetown University. Cuenta con diversos diplomados de institutos como: la University of International Business and Economics de Beijing.