Durante mayo pasado, el índice de precios de los alimentos que reporta la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés) alcanzó su nivel más bajo desde septiembre del 2010. Así, dicho indicador se ubicó en 203.9 puntos, 4.2% menor con relación a abril y 11.9% inferior respecto de mayo del 2011.

El resultado anterior derivó de la baja mensual en los seis subíndices que lo componen: lácteos (-11.6%), azúcar (-9.1%), oleaginosas (-6.7%), cereales (-1.1%) y carnes (-0.5%). De acuerdo con la FAO, la baja en el índice de precios se atribuye principalmente a la recuperación en la oferta de los principales productos alimenticios que componen el indicador.

La oferta de productos lácteos se reflejó en un aumento del comercio exterior; la disponibilidad de azúcar se recuperó en India, la Unión Europea y Tailandia, además de la producción de Brasil para el nuevo ciclo; en tanto que mayores siembras de soya en Estados Unidos generaron buenas expectativas para el mercado de las oleaginosas.

Por su parte, para los cereales, el más reciente pronóstico de la FAO para el ciclo 2012/2013 indica que se superará el récord de 2,419 millones de toneladas en el 2011/2012; es decir, un crecimiento anual de 3.2 por ciento.

Lo anterior, primordialmente por la expectativa de una extraordinaria cosecha de maíz en Estados Unidos, resultado que dependerá de las condiciones climáticas que prevalezcan en las regiones productoras durante los próximos meses, ante las siembras tempranas en el actual ciclo productivo. Así, la oferta global de cereales excederá el consumo en 1.8%, mismo que se estima en 2,376 millones de toneladas. El crecimiento estimado en el consumo, de 2.1%, será impulsado por un aumento de 3.8% en el uso forrajero de los granos.

Por su parte, los precios de la carne durante los primeros cinco meses del año crecieron 2.0% con relación al mismo periodo del 2011, impulsados principalmente por el alza en la carne de res.

Así, se espera que se conjugue el efecto de la situación económica mundial, caracterizada por fuerte incertidumbre en los meses recientes, con el resultado en la disponibilidad de los alimentos que puedan tener las condiciones climáticas en los próximos meses.?

*Darío Gaucín es especialista en la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. sgaucin@fira.gob.mx