Muy bien recomendados , los representantes legales de Sabia Corporation obtuvieron, en febrero del 2013, una audiencia con la directora general de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, Marcela González-Salas y Petricioli. Bajo el brazo llevaban la resolución judicial que mandataba su registro, como operadores de casas de apuestas.

La funcionaria les explicó que había recibido la instrucción presidencial de poner orden en una de las áreas más caóticas de toda la administración pública federal. Y también, entre las más judicializadas : la mitad de los 29 consorcios autorizados para abrir bingos y books en México habían tramitado amparos.

Mientras no se hiciera un diagnóstico preciso de la situación de la industria, insistió González-Salas, el gobierno federal no otorgaría una sola concesión. Los empresarios cuyos principales socios son panameños tuvieron claro que si mantenían el camino de los tribunales, no avanzarían. Sus socios mexicanos asentados en Monterrey, Nuevo León atendieron el consejo y obedecieron al pie de la letra todos los dictados de la autoridad. El 10 de septiembre obtuvieron el permiso DGJS/DGAJ/DEV/P-01/2013 el primero concedido en la administración peñista , para abrir 10 centros de apuestas remotas. ¿La vigencia? Sólo un año.

Sabia Corporation tiene el permiso para operar, pero hasta la fecha no ha abierto un solo local. Su buena conducta valió para que Juegos y Sorteos reexpidiera el permiso apenas hace dos meses por 10 años, para abrir una sala de sorteos de números en León.

El último permisionario del calderonismo, Juegos y Sorteos de Jalisco, es otro caso excepcional. Con autorización para abrir 35 casinos, sólo tiene uno en operación aunque la vigencia de su autorización expira ¡en el 2037!

González-Salas es buena, por las buenas. Pero a menudo le surge su vena de contralora , refiere el dirigente de una asociación de casineros, quien ha tenido que frecuentarla, a principios del año nos dijo que probablemente dejaría el cargo, lo que sería una gran pérdida . La funcionaria quien se cuenta entre las más cercanas al subsecretario Luis Miranda no ha podido culminar con la tarea de imponer el orden y limpiar la Dirección de Juegos y Sorteos de Segob. Y podría dejarla a medias, si resulta electa consejera electoral del nuevo INE. González-Salas cumplió la instrucción presidencial. En curso están los procedimientos revocatorios de los permisos otorgados a Petolof, Exciting Games y Producciones Móviles, tres compañías que en algún momento estuvieron vinculadas a Entretenimiento de México, de los hermanos Arturo y Juan José Rojas Cardona, señalados por haber capturado a jueces radicados en el distrito judicial de Nuevo León, para obtener su protección. En todo caso, las suspensiones que le fueron otorgadas expiran en el 2015.

Sin experiencia administrativa en la materia, González-Salas ex diputada federal y funcionaria de larga carrera busca presidir el nuevo Instituto Nacional Electoral. En la lista de aspirantes al Consejo General hay otras personalidades destacadas. Entre ellos destacan: el historiador Luis Medina Peña, del CIDE; la activista social Clara Scherer Castillo, esposa del ex secretario de Gobernación, Diodóro Carrasco Altamirano y sobrina del periodista Julio Scherer; quienes contarían con el visto bueno del secretario de Gobernación.

Entre los aspirantes identificados con el PAN están el ex diputado veracruzano Mauricio Duck Núñez; el ex consejero electoral en Chiapas, Julio César Esponda Cal y Mayor; y el politólogo itamita Horacio Vives Segl.

Por la presidencia del nuevo INE se perfilarían los ex consejeros electorales Virgilio Rivera Delgadillo y Arturo Sánchez Gutiérrez, así como el embajador Jorge Eduardo Navarrete, además de José Fernando Ojesto Porcayo, ex presidente del TEPJF.

Entre los actuales funcionarios del IFE se registraron el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina y el director ejecutivo de prerrogativas, Alfredo Ríos-Camarena Rodríguez; los magistrados regionales del TEPJF, Jacinto Silva y Adriana Margarita Favela; y los consejeros electorales Arturo Bolio Cerdán, del Estado de México, e Iskra Ivonne Tapia Trejo, de Michoacán.

Entre los actuales presidentes de los institutos electorales estatales destacan: Diana Talavera Flores, del IEDF; Leticia Soto Acosta, de Zacatecas, y Jorge Manrique Centeno, de Quintana Roo. Entre los ex funcionarios del IFE: Erubiel Tirado Cervantes, Patricio Ballados y Alberto Alonso y Coria; los ex consejeros electorales Isidoro Yescas, de Oaxaca, y Álvaro Arreola Ayala, del Estado de México. También están los presidentes de los tribunales electorales de Quintana Roo, Víctor Vivas Vicas y del TEDF, Alejandro Delint; el magistrado Javier Garza y Garza, de Nuevo León; los ex consejeros del IEDF, Adolfo Riva Palacio Neri, Javier Santiago Castillo, Néstor Vargas Solano, y los abogados litigantes Miguel Covián Andrade, Oswald Lara Borges y Virgilio Bravo Peralta, quien además imparte cátedra en la EGAP del Tec de Monterrey.