El diferendo entre el Coneval y el Inegi por la información generada con la aplicación del Módulo de Condiciones Socioeconómicas tuvo un final drástico e inesperado: la difusión de la encuesta para generar la medición sobre la pobreza en México programada para dentro de dos semanas quedó en suspenso.

¿Los datos no checan y quien paga manda? Los legisladores de la Tercera Comisión Permanente que escucharon a los economistas Gonzalo Hernández Licona y Julio Santaella confirmaron que el Coneval invirtió 150 millones de pesos y que esa institución decidió autocensurarse, por falta de comparabilidad (sic).

Son cifras que no son comparables y alguien más podría utilizarlas , sintetizó Hernández Licona, quien, envuelto en las banderas de la transparencia y la prudencia, echó a perder la estrategia de comunicación que el gobierno peñista había desplegado, en la víspera del IV Informe de Gobierno.

La información sobre los ingresos, empero, es apenas una en la medición multidimensional, revisada por los técnicos del Coneval. También están las cifras sobre las carencias alimentarias y los datos sobre el ejercicio de los derechos de la población a la salud y la educación.

El esfuerzo gubernamental para mejorar en las evaluaciones nacionales e internacionales era exhaustivo y no se detiene. Allí está, por ejemplo, la campaña Somos familia ISSSTE, desplegada por el organismo encabezado por José Reyes Baeza. En su expresión más burda, distribuyó millares de volantes calcomanías por todo el país de colores morado y verde entre empleados federales y sus familias, para concientizarlos de las prestaciones a las que pueden acceder además del servicio médico, el seguro de incapacidad y el crédito para vivienda.

El personal administrativo de la dirección de prestaciones económicas, a cargo de Florentino Castro, simplemente resultó insuficiente para visitar a los derechohabientes en sus viviendas, pero la información fue entregada a mandos medios y superiores de todas las dependencias federales.

Las cifras tampoco cuadran en otros ámbitos en los que los esfuerzos gubernamentales para abatir los indicadores sobre la pobreza han sido persistentes. Hace apenas dos meses, entre los técnicos del área agrícola del gabinete peñista y del Inegi ocurrió un diferendo por la información proporcionada para calcular el PIB del ramo, correspondiente al 2015, que pasó de un crecimiento de 4.1% a una disminución de 0.1 por ciento.

¿Qué explicaba un cambio tan drástico? La actualización de los datos del Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera de la Sagarpa se reflejó en las cifras de los últimos tres trimestres de ese año al pasar de 2.8 a 0.9% en el segundo trimestre; de 5.7 a 2.0% en el tercer trimestre, y de 4.4 a 1.4% en el cuarto trimestre.

Y no sólo eso, hubo cambios significativos en los cultivos básicos, del orden de 34% del valor agregado bruto en el 2015. Para el frijol se programó 1 millón 18,462 toneladas y el cierre preliminar fue de 775,043 toneladas. Al comparar ambas cifras con los datos del Anuario 2014 el programa tiene una variación de 4.1%; mientras que el cierre preliminar 2015-2016 arroja una variación de menos 20.8 por ciento.

Para los cultivos del trigo, en grano, se programaron 215,359 toneladas, mas el cierre preliminar fue de 171,751. Al comparar ambas cifras con los datos del Anuario 2014, el programa tiene una variación de 7.2%; mientras que el cierre preliminar 2015-2016 arroja una variación de menos 14.5 por ciento.

En el caso del sorgo forrajero, en verde, la variación fue de menos 28.6 % y de menos 29.3% en el sorgo, grano.

¿Qué propició el cambio a la baja del PIB en la agricultura en ese año? Los técnicos que revisaron esos reportes saben que en todos los años y trimestres es común que haya cambios entre las cifras preliminares, las programadas, así como cuando se publican los datos del sistema de consulta de información; asimismo, están conscientes de que cuando se elabora el primer trimestre del PIB de cada año, se incorpora la última información estadística disponible, como lo sugiere el Manual de Cuentas Nacionales Trimestrales del FMI.

En cualquier caso, los diferendos en las cifras tienen un correlato: la calidad de las políticas públicas muy probablemente explica una parte significativa sobre el problema de los indicadores. Sólo que ahora a las recurrentes fallas institucionales clientelismo, excesiva intermediación, corrupción se suma la carencia casi absoluta de evaluaciones de impacto.

EFECTOS SECUNDARIOS

PROPUESTA. Con apenas nueve meses como gobernador de Querétaro, Pancho Domínguez Servién reconoce que por su meteórica trayectoria ha pasado por la alcaldía de la capital queretana, una diputación local y el Senado de la República, sin terminar ninguno de esos encargos podría escuchar el canto de las sirenas. He prometido que pasaré estos seis años como gobernador , comentó recientemente, al tiempo que se descartó en la disputa por la candidatura presidencial del PAN. En la lista, confirmó, estarían sus homólogos Rafael Moreno-Valle, de Puebla, y Miguel Márquez Márquez, de Guanajuato; la ex primera dama, Margarita Zavala, y el jefe nacional de su partido, Ricardo Anaya. Esta oportunidad no puede dejarse ir por envidias o celos sentenció ; quien esté mejor posicionado al momento de la selección del candidato debe abanderar al PAN .

[email protected]