El Inegi explica que el Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI) que mensualmente elabora “mide el comportamiento del gasto realizado por los hogares residentes del país en bienes y servicios de consumo, tanto de origen nacional como importado; quedan excluidas las compras de viviendas u objetos valiosos”.

Ayer, el Inegi difundió el IMCPMI correspondiente a agosto, el cual se ubicó en 112.9. Fue el tercer mes consecutivo en descender después de haber alcanzado 113.8 en mayo, su máximo nivel desde marzo de 2020, cuando por causa de la pandemia de Covid-19 se desplomó a 88.4.

Recordemos cómo se ha comportado el Indicador desde que asumió su cargo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En diciembre del 2018 se ubicó en 116.2, en enero del 2019 se recuperó ligeramente a 116.7 y en junio llegó a 118.3, que es el nivel más alto que se ha alcanzado durante el gobierno de la 4T.

A partir de junio del 2019 empezó a descender hasta llegar a 116.3 en febrero de 2020.

Luego empezó a desplomarse: a 112.7 en marzo, a 90.3 en abril y a 88.4 en mayo de 2020.

En junio del año pasado empezó una lenta recuperación y en enero de 2021  llegó a 109.2. Y siguió ascendiendo hasta llegar a 113.8 en mayo pasado.

La tercera caída consecutiva del Indicador debe preocuparnos porque muestra que desde junio el consumidor ha ido dejando de gastar.

Ahora bien, comparado con agosto de 2020, el IMCPMI definitivamente registró un incremento importante, del 9.6%. En lo referente a bienes y servicios nacionales, aumentó 8.2% y 20.9% para bienes importados. En lo que a los nacionales se refiere, el consumo de bienes subió 4.7% y el de servicios 11.7 por ciento.

El comportamiento del Indicador para el periodo enero-agosto de este año es positivo, en total el consumo aumentó 8.7% comparado con el mismo periodo del año pasado. El incremento para bienes nacionales fue de 5.3% y el de servicios de 11.5%, mientras que para bienes importados fue de 25.9 por ciento. En lo que a los bienes nacionales se refiere, el consumo de duraderos aumentó 21.5%, semiduraderos 30.5% y no duraderos 4.4 por ciento. Tratándose de bienes importados, el consumo de los duraderos subió 42.2%, de semiduraderos 18.4% y de no duraderos 23.4 por ciento.

Por todo lo anterior debemos preocuparnos porque desde mayo de 2020 el consumo venía aumentando constantemente sin registrar tendencias a la baja y a partir de junio pasado dicha tendencia se revirtió.

Una baja en el consumo no sólo indica que hay menos dinero en los bolsillos de los consumidores, sino que las empresas que fabrican y distribuyen productos o proporcionan servicios tienen menos ingresos y en un momento se ven forzadas a despedir empleados para seguir sobreviviendo.

El IMCPMI de agosto señala que hay un empobrecimiento de la población y problemas para decenas de miles de empresas.

La economía mexicana enfrenta un futuro aún más difícil. La inflación no cede y los analistas consultados por Citibanamex recién subieron su estimado a 6.50-6.70 por ciento.

Ante esta realidad, el gobierno de la 4T insiste en que “vamos bien”. Es probable que también en esto tenga otros datos el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor