Avión, como muchas poblaciones gallegas, tiene más casas abandonadas que habitantes. En la lista de votantes hay 600 registros, pero un abstencionismo como si fuera cualquier pueblo de la montaña guerrerense.

Paradojas de la migración. Estos pueblos enclavados en el corazón del Ourense profundo están infestado de lujosos automóviles según cifras de la Asociación de Automovilistas Europeos (AAE), en el 2004 se emplacaron 108 Mercedes Benz E320, 25 BMW 320, 23 Audi A4 y 12 Porsche Cayenne Turbo en el Concello de Avión y de acá son originarios los hermanos Vázquez Raña y una de las poblaciones con mayor migración hacia Venezuela y México. Y los únicos magnates que la visitan con frecuencia son los invitados del dueño de Grupo Ángeles.

Sus hermanos Mario y Apolinar ambos fallecidos hace dos años también tenían fincas en esta localidad pero solo venían a las fiestas. En cambio, don Olegario y su esposa, María de los Ángeles Aldir, pasan largas temporadas en la comarca y se asumen como locales.

De Amiudal, una población vecina, es originario Carlos Mourino Atanes, quien también viajó al Nuevo Continente para hacer fortuna... al amparo de los Vázquez Raña. De su hijo Juan Camilo queda el recuerdo del que fue el segundo hombre más poderoso de México.

La carretera OU-212 conecta a estas poblaciones, enclavadas en una serranía que se eleva 450 metros sobre el nivel del mar. Aluvión es el corazón de un caserío en el que aún están de pie construcciones del siglo XVII, como la iglesia y la construcción de arcilla que albergará algún día un museo dedicado al hijo más afamado de esta comarca: Alfonso Graña, un campesino que luego de adentrarse en el Amazonas se convirtió en el Rey de los Jíbaros.

Sobre el camino que va de Rivadavia a Beariz se ubica la casa de los Terrazo, los abuelos maternos del efímero secretario de Gobernación del sexenio calderonista. En la calle Francisco Gil Zamora, en San Xusto, están las casas de los hermanos mayores de Vázquez Raña.

En España y en México se oye la misma historia: Camilo Terrazo y Vales, originario de Amiudal y futuro abuelo del secretario de Gobernación del sexenio calderonista, coincidió en México con Venancio Vázquez, natural de Avión, matarife de profesión, poeta de afición y patriarca de la familia de muebleros, quien antes de hacer fortuna en México pasó por Cuba y Venezuela.

La amistad que Vázquez y Terrazo forjaron en tierras mexicanas se refrendó cuando ambos regresaron a sus pueblos. Camilo Terrazo y María Blanco Durán acompañaron a Venancio Vázquez y María de los Ángeles Raña en tierras gallegas.

Justo están por cumplirse cuatro décadas desde que el esposo de su hija, Carlos Mouriño Atanes tomó la súbita decisión de emigrar a México. Pero no llegaría desprotegido: Olegario Vazquez Raña necesitaba un contador para su cadena hotelera y le ofreció empleo. Tras de 25 años de intenso trabajo volvió a Vigo para comprar al Celta, el club de fútbol.

Mouriño Atanes radica en Vigo. Y nunca se le ha visto en los festejos anuales para honrar a doña Geli, ahora globalmente reconocidas por la asistencia de los magnates mexicanos. Hace cuatro años allí coincidieron Carlos Slim, Amancio Ortega y Alberto Nuñez Feijoo, presidente de la Xunta de Galicia. Allí también estuvieron el exgobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco y Cristian Magnani; Mario Vázquez Raña junto con Paquita, su esposa quienes tienen una finca literalmente en la acera de enfrente y el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México.

Las vacaciones estivales del magnate mexicano en el pueblo de sus antepasados tienen su clímax con la Festa por San Roque, patrono de esta municipalidad. Alguna vez el purpurado ha participado en la procesión y ha oficiado en la misa de acción de gracias de doña Geli, previa a la tradicional pulpada.

La presencia de los dos hermanos menores de la familia Vázquez Raña era notoria desde que sus jets Gulfstream 650 llegan al aeropuerto de Peinador, en Vigo. Y en las estrechas calles del poblado que apenas tiene 2,000 habitantes circulan los dos Rolls Royce de don Olegario, habitualmente aparcados junto a la entrada lateral a la finca.

Para andar en avión no son necesarios. Unos 800 metros separan la casa de Vázquez Raña del O Luar, el bar donde recuerdan a Rivera Carrera sin sotana ni alzacuello jugando dominó y a Vázquez Raña y Ortega como infructuosos maestros de Slim, quien no quiso jugar mus.

Los magnates mexicanos se ausentaron de Avión el 2015, ese año fallecieron Apolinar y Mario Vázquez Raña– y el 2016. En su regreso a Avión, Slim fue pródigo con la prensa local. Si uno quiere triunfar en los negocios es muy importante estar constantemente invirtiendo, capacitando a nuevo personal y, sobre todo, rodearse siempre de un buen equipo , recomendó.