De cumplirse los propósitos del gobierno federal, en el 2014 crecerá la política subsidiaria como fórmula para abatir la pobreza, a pesar de las experiencias del pasado y de las vividas por países como España, cuya política de bienestar es una de las causas de la crisis de la que tardará un buen rato en salir.

Seguramente hay más, pero ésta es una lista de apoyos que se otorgan en México, aunque resulte difícil de creer hay familias que llegan a recibirlos todos o la mayoría: Oportunidades, Combate al hambre, Liconsa, productos de Diconsa, complementos alimenticios, guarderías infantiles, estancias infantiles, transporte escolar, útiles escolares, becas escolares, educación gratuita desde básica hasta superior, uniformes, 65 y más, tanto de nivel federal como local, pensiones, jubilaciones, descuentos en servicios públicos como agua y electricidad (en este renglón la energía gratuita a trabajadores del sector eléctrico), las partes proporcionales en seguro social, Fonacot e Infonavit, Seguro Popular, Seguro de Desempleo, Madres Solteras, subsidios al campo como: Procampo, agroquímicos, combustibles, ganadería, pesca, producción forestal, 3 X 1, migrantes, jornaleros agrícolas, empleo temporal, opciones productivas, Tu Casa, Piso Firme, vivienda rural, fomento a las artesanías, mujeres en el sector agrícola, primer empleo y desde luego los subsidios de mayor impacto en la economía: gasolina, energía eléctrica y transportes como el Metro, entre otros tantos programas. La lista podría ocupar todo el espacio del artículo...

A lo anterior hay que agregar los factores que disparan aún más los costos de los programas sociales, por ejemplo: los presupuestos de difusión, se sabe de gobiernos que destinaron los mismos recursos a la compra de mochilas que a la estrategia de promoción; los sobreprecios producto de licitaciones por asignación directa y las grandes estructuras para la inscripción, entrega y supervisión de los recursos.

Como no existe una base de datos confiable, no se puede cruzar la información para determinar con exactitud lo que recibe cada persona, se han documentado casos de familias que se han especializado en inscribirse y recibir todos los programas posibles.

Aunque parezca verdad de Perogrullo, la riqueza se construye con riqueza, regalar el dinero sin un proyecto definido en ninguna parte terminó con la pobreza.

Hay casos que han ayudado a mejorar el nivel de vida, como los créditos a mujeres para desarrollar proyectos, pero casi nunca han sido permanentes y pocas veces a fondo perdido.

No es necesario ser adivino: una de las metas de los subsidios del 2014 está en las elecciones del 2015, en las que el Partido Revolucionario Institucional buscará un mayor control de las cámaras y encaminarse a refrendar el poder en el 2018.

jnaveja@hotmail.com