El presidente Felipe Calderón aceptó finalmente, ya que se había resistido, iniciar la contienda entre quienes buscan la nominación del PAN como candidato presidencial del 2012. Las autoridades panistas han aclarado que no es el inicio formal del proceso y que será hasta noviembre cuando salga la convocatoria oficial para elegir a su candidato. Los precandidatos son siete: Ernesto Cordero, secretario de Hacienda; Santiago Creel, senador; Heriberto Félix, secretario de Desarrollo Social; Emilio González, gobernador de Jalisco; Javier Lozano, secretario del Trabajo; Alonso Lujambio, secretario de Educación, y Josefina Vázquez Mota, senadora. Cuatro secretarios de Estado, dos legisladores y un Gobernador. El Mandatario de Jalisco es el último en añadirse a la lista.

En la reunión donde se presentó a los precandidatos, cada uno de ellos hizo una intervención. El común denominador giró en tono de siete puntos: los logros alcanzados por las gestiones presidenciales del PAN en estos 10 últimos años; la crítica a la gestión del PRI en los años que tuvo la Presidencia; la acusación al gobernador Peña Nieto de haber bloqueado las reformas de ley en el último periodo de sesiones; la necesidad de ganar la elección del 2012; continuar el proyecto trazado por el PAN; el propósito de mantener la unidad del partido y jugar en equipo.

La Presidencia del PAN todavía no da a conocer cuál será el método de elección y las reglas que regirán la contienda. Lo que se deriva de esta reunión es que al final sólo habrá dos o tres participantes. Un candidato saldrá del acuerdo que surja entre los cuatro secretarios de Estado. Sólo uno de ellos participará en el proceso oficial. El presidente Calderón será quien elija a ese Secretario si todo sigue como hasta ahora. Es claro que el candidato de la Presidencia tendría ventajas, pero no serían definitivas.

Los otros candidatos serían Creel, Vázquez y González. Los tres pueden ir de manera individual o también ellos hacer un acuerdo para que sólo participe quien esté mejor posicionado y los otros dos se añadan a su candidatura.

Esta negociación puede darse de dos maneras: antes de que inicie el proceso o ya sobre la marcha, como ocurrió en el caso de la elección del Presidente del PAN. Lo más probable es que suceda la segunda de las posibilidades.

Hay quienes aseguran que la decisión del presidente Felipe Calderón es que sólo exista un candidato y que en su momento pedirá a los otros que declinen en su favor, con el argumento de que él tendría las mayores oportunidades de ganar. En el PAN de ahora no veo que esto puede suceder.

Al final habrá una contienda entre dos o tres candidatos y del ganador del proceso saldrá el representante panista a la elección del 2012. El juego ya inició y el resultado no está cantado.