En los últimos días, hemos podido ver en distintos diarios de circulación nacional la aparición de algunos desplegados publicados por Telmex y Telcel para contrastar algunos datos, muy específicos, con los datos utilizados por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) en el reciente estudio que divulgó sobre el sector telecomunicaciones en México.

Se trata sin lugar a dudas de una reacción natural, la reacción de un jugador que obtiene rentas extraordinarias en un mercado, que prácticamente mantiene cautivo, y que saldrá a defender a toda costa esa posición que le genera tan generosas ganancias.

La situación que padecemos los usuarios en México, de acuerdo con el reporte de la OCDE, ya fue ampliamente discutida en este espacio la semana pasada. Ahora hay que analizar con calma y seriedad, desde luego, los datos que han utilizado Telmex y Telcel en sus desplegados para desvirtuar lo dicho en el tan ya citado reporte. El tema lo amerita, pues Telmex y Telcel tratan de enviar un mensaje a los usuarios: Lo que la OCDE indica no es cierto, ustedes gozan de excelentes servicios de telecomunicaciones y de tarifas competitivas a nivel mundial. No es cierto que lo que les cobramos les genere una pérdida en bienestar .

Para efectos del análisis que propongo arriba, me concentraré por ahora exclusivamente en el desplegado publicado el pasado sábado 4 de febrero. En ése, Telcel nos dice que si en lugar de tomar los datos de la OCDE, tomamos los datos de Bank of America-Merrill Lynch, México no sólo no aparece como el país más caro en telefonía móvil, sino como el tercer país más barato de toda la OCDE. Debo indicar que el reporte que trimestralmente produce Merrill Lynch, denominado Global Wireless Matrix , y del que ya he citado algunos datos en este espacio anteriormente, es ampliamente referido en el mundo de las telecomunicaciones.

Según la gráfica que Telcel incluye en su desplegado, el ingreso por minuto en México es de 6 centavos de dólar (estimado bajo el tipo de cambio de la paridad del poder de compra, que también usa la OCDE). Sin embargo, lo que no indica Telcel es que de acuerdo con lo que la propia Merrill Lynch reconoce, en el caso de México, al menos para Telcel, el tráfico on-net, es decir, el tráfico que se origina en líneas de Telcel que tiene como destino otras líneas del propio Telcel, genera un efecto importante en el resultado del cálculo de los ingresos por minuto.

Resulta que para hacer dicho cálculo se debería eliminar la mitad del tráfico on-net, de lo contrario se contabilizan doblemente los minutos que los usuarios de Telcel en realidad cursan sobre la red de ese operador, pues el minuto que un usuario de Telcel recibe por una llamada de otro usuario de Telcel se registra como un minuto de tráfico para el que hizo la llamada y otro para el que la recibe. De acuerdo con sus reportes, los usuarios de Telcel generaron en promedio 221 minutos al tercer trimestre del 2011. Al eliminar el efecto de la doble contabilidad del tráfico on-net, el número de minutos reales generados por los usuarios de Telcel se ubica alrededor de 134 minutos. Si Merrill Lynch utilizara este último número, el ingreso promedio por minuto en México pasaría de los 6 centavos de dólar a cerca de 11 centavos de dólar, también medido bajo la paridad del poder de compra. Es decir, el ingreso por minuto promedio, corregido, estaría 65% por encima del que reporta Merrill Lynch y que convenientemente utiliza Telcel para defenderse.

Con ello, siguiendo el argumento simple de Telcel, México no sería el tercer más barato, se ubicaría mucho más arriba, de hecho, con una tarifa por encima del promedio de la OCDE.

Llama la atención que Telcel no repare sobre estas minucias metodológicas o que sea selectivo en la información que toma de Merrill Lynch, porque ese mismo reporte pone a Telcel como sea el operador con el margen de ganancias más alto de toda la muestra de 50 países que se incluyen en el mismo o que es el operador con el honroso primer lugar como el que mayor proporción de mercado acapara en esa misma muestra, que no está de más decir, acumula a 80% del total de usuarios de nuestro planeta.

El tema de la doble contabilidad del tráfico on-net en el caso de Telcel no es nuevo, diversos especialistas ya lo han advertido anteriormente.

Parecería que es el momento oportuno para que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) haga parte del trabajo que no ha hecho y audite las estadísticas de tráfico que le reportan los operadores, para evitar situaciones como ésta.

*El autor es Diputado federal. Presidente de la Comisión de RTC y Secretario de la Comisión de Comunicaciones.