No es cierto que la economía mexicana vaya a recuperar sus niveles prepandémicos a mediados de este año, como ayer 30 de marzo, lo aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador al dar uno más de sus informes trimestrales que no pasan de ser un resumen de lo que de lunes a domingo de cada semana dice en sus conferencias de prensa matutinas e innumerables discursos que pronuncia a lo largo y ancho del país.

Ayer 30 de marzo, como le ha dado por hacerlo durante las últimas semanas, se refirió al Producto Interno Bruto (PIB), medición que para él no era importante cuando debido a sus malas políticas económicas llevó al país a una recesión en 2019, año en que la economía decreció 0.1%. Entonces decía que el PIB solo medía el crecimiento pero no el desarrollo y el bienestar.

Ahora, cuando los diversos pronósticos indican que la economía mexicana crecerá a una tasa no vista desde hace años, resulta que el PIB sí es bien importante.

El cambio de actitud del presidente es una muestra más de como los políticos, sobre todo los populistas, acomodan sus planteamientos a las circunstancias. Un buen ejemplo de esta capacidad de cambiar puntos de vista según sea conveniente lo dio Donald Trump, quien cuando fue candidato presidencial aseguró que la tasa de desempleo en su país era mucho más alta que lo que indicaban los informes oficiales que entonces calificaba como amañados, informes que dio como válidos y certeros apenas se sentó frente al escritorio de la Oficina Oval de la Casa Blanca.

¿Crecerá 5% el PIB este año, como lo aseguró ayer Andrés Manuel? Veamos que dicen los expertos nacionales y extranjeros:

El Banco de México revisó recientemente al alza su estimado, de 3.3% a 4.8%. Es más, digo que el PIB podría crecer entre un 2.8% y un 6.7%.

El Fondo Monetario Internacional también revisó al alza su pronóstico, al 4.3%.

FocusEconomics también revisó hacia arriba y al igual que el FMI, su nuevo pronóstico es de 4.3%.

Banco Mundial anunció ayer 30 de marzo, que su pronostico para México es del 4.5%.

La Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado realizada por el Banco de México en febrero pasado indicaba que estos expertos prevén que el PIB crezca 3.88%. Dentro de unos días se difundirán los resultados de la encuesta de marzo y es probable que la cifra también sea mayor.

La consultora Deloitte estima un crecimiento del 3.7%.

El portal alemán de estadista Statista pronostica un 3.5%.

BBVA Research redujo su estimado del 3.7% al 3.2%.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mantiene su pronóstico del 3.6%.

Como puede observarse, los pronósticos varían y por amplios márgenes, lo que no significa que México no pueda crecer 5% este año, como lo afirmó AMLO. Sin embargo, si bien es posible alcanzar ese porcentaje, para muchos es poco probable lograrlo.

Y, en que la economía mexicana alcance niveles prepandémicos a mediados de este año, como también dijo el presidente, eso no solo es imposible sino totalmente improbable.

Para la mayoría de los analistas, mexicanos y extranjeros, es probable que hasta 2025 el PIB de nuestro país logre alcanzar su nivel de 2018, lo que significaría que el sexenio de la 4T será un periodo perdido para la economía nacional.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor