Josefina Vázquez Mota está encapsulada por un círculo azul. Así se llama el equipo compacto con el que construyó su candidatura y, por supuesto, entre su exclusiva membresía no están Ernesto Cordero ni Santiago Creel Miranda.

La operación política que llevó a la exsecretaria de Educación Pública a ser postulada por el PAN fue, por supuesto, extensa; se incubó hace al menos un lustro, pero desde hace un par de años comenzó a desplegarse, con la constitución del grupo de estrategia 57 , en San Lázaro.

Casi la mitad de los diputados federales del PAN que integran el grupo parlamentario en esta LXI Legislatura eran declaradamente josefinistas y se involucraron en el plan para que obtuviera la candidatura.

El círculo azul de Vázquez Mota está cohesionado y tiene larga experiencia previa. Sus primeros eslabones son el diputado zacatecano Luis Enrique Mercado y el periodista Herminio Rebollo, amigos antiguos, quienes, junto con el economista Daniel Hernández y el publirrelacionista Eduardo Sastré, se cuentan entre los más cercanos a la candidata.

Si bien Roberto Gil es la estrella del equipo, el exsubsecretario de Gobernación, Juan Marcos Gutiérrez, ya figura como uno de los personajes más relevantes en la campaña presidencial panista. Ambos representan -junto con el coordinador de opinión pública de Los Pinos, Rafael Giménez Valdés- los principales apoyos con los que cuenta Vázquez Mota.

En segundo plano, aunque en funciones relevantes, están el exdirector del Canal 11, Julio Di Bella; Julio Castellanos y Gastón Pavlovich, encargados del fund raising; la exalcaldesa de Hermosillo, Dolores del Río; el exsecretario de Turismo, Rodolfo Elizondo; la excomisionada para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Xóchitl Gálvez, y el exalcalde de Monterrey, Felipe de Jesús Cantú.

Fuera del círculo azul, pero con gran influencia en el ánimo del equipo, está María José, la primogénita de Vázquez Mota, quien tiene a su cargo los nexos con las organizaciones juveniles. La estrategia, indudablemente, está a cargo del consultor español Antonio Sola y los spots estarán a cargo de Alejandro González Padilla.

Este equipo amplio, diverso, se ha trazado una meta: derrotar a los Golden Boys de Enrique Peña Nieto, quienes trabajan bajo la coordinación de Luis Videgaray Caso.

Apenas un puñado estuvo con el mexiquense, mientras éste fungió como Gobernador del Estado de México. Son, en cambio, los más leales y los más dedicados. Entre ellos debe contarse al vocero del candidato presidencial priísta, David López Gutiérrez; a su speechwriter de cabecera, Aurelio Nuño Mayer, y a su secretario particular, Erwin Lino Zárate.

Además de la asesoría de Alejandro Quintero y la creatividad de Juan Carlos Limón García, Peña Nieto cuenta con el trabajo de Emilio Lozoya Austin, Héctor Velasco Monroy, Paula Hernández Olmos y Benito Neme Sastré.

El alto contraste entre los candidatos se registra desde sus equipos de campaña.

En el caso del abanderado del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, la fusión del Movimiento de Regeneración Nacional con el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano obligó a la conformación de un comité de campaña, en el cual los perredistas y los ebraristas son minoría. Su coordinador es el senador Ricardo Monreal.

EFECTOS SECUNDARIOS

ECOS LONDINENSES. Con un discurso del embajador Eduardo Medina-Mora Icaza arrancó ayer, en Londres, la Semana de México, organizada por exalumnos mexicanos de la London School of Economics. En el panel que atrajo los reflectores intervinieron los encuestadores Francisco Abundis y Jorge Buendía, además del académico Jesús Silva Herzog, quien capturó la atención tras asegurar que el principal problema de la política mexicana es el pluralismo. Y después de augurar que la elección presidencial del 2012 resultará bastante más aburrida que las del 2000 y el 2006, caracterizó a sus protagonistas: Enrique Peña Nieto -dijo- parece un actor popular de televisión y si resultara electo tendría que resolver el dilema de gobernar separado del PRI. Josefina Vázquez Mota representa la negociación política y cree que podrá ser la constructora de los consensos que México necesita ; Andrés Manuel López Obrador se ha erigido como un predicador de la moral y considera a la corrupción como el principal problema nacional.

OTROS DEBATES. Despreciaron la invitación de los exalumnos mexicanos de la London School of Economics y también de la directiva del Council of Americas: los coordinadores de las campañas no se dejarán ver juntos en público, por lo menos este mes. El 13 de marzo, en un foro que tendrá lugar en el hotel más lujoso del Paseo de la Reforma, junto a la Estela de Luz, acudirán a un debate estilo panel de Davos el priísta Luis Videgaray, el morenista Fernando Turner y el panista Miguel Székely para exponer los proyectos económicos de los candidatos. La discusión será moderada por José Enrique Arrioja, jefe de Bloomberg en México.

PREPARATIVOS. Mientras Vázquez Mota se alista para rendir protesta formal como candidata del PAN a la Presidencia en una megaconcentración en el Estadio Azul, Andrés Manuel López Obrador ha decidido iniciar en Macuspana, Tabasco, su gira nacional, el 30 de marzo.