Ante la diseminación de enfermedades virales transmitidas por vectores como el dengue, chikungunya y ahora el virus del zika cada vez más extendido, surgen preguntas relevantes: ¿qué pasa con los plaguicidas utilizados para atacar a esos bichos?

¿Ya no están resultando efectivos?, ¿se están produciendo con las especificaciones adecuadas? ¿No será que las empresas productoras de plaguicidas no están actualizando o reforzando lo suficiente la calidad de su producción al ritmo en que el mosco se fortalece?

Estas preguntas se planteó hace tres años la Sociedad Mexicana de Salud Pública (SMSP), que preside el doctor Miguel Lombera, y le propuso al Centro Nacional de Prevención y Control de Enfermedades (Cenaprece), que lleva Jesús Felipe González, analizar a los principales plaguicidas existentes en el mercado.

Hicieron un estudio doble ciego para evaluar los plaguicidas que en particular utiliza el programa de vectores de la Secretaría de Salud que encabeza la doctora Mercedes Juan. Se estudiaron 12 plaguicidas y un placebo en las principales entidades federativas donde se presentan las enfermedades transmitidas por vector.

En el 2015, la SMSP entregó los resultados al Cenaprece y qué creen que resultó... Pues, en efecto, que había en el mercado plaguicidas que no estaban siendo efectivos para matar al mosquito.

La SMSP detectó que conforme a la última norma internacional, de 12 plaguicidas existentes en el mercado, solamente cuatro tenían una efectividad superior a 90 por ciento. Encontraron además que los plaguicidas con piretroides que son sintéticos y son los más comúnmente usados no estaban siendo efectivos.

La autoridad quedó muy preocupada y ha emitido nuevas normas para regular a la industria proveedora de agroquímicos.

A nivel mundial, la industria de agroquímicos en los últimos años se ha consolidado fuertemente; hoy las cinco principales empresas químicas productoras de plaguicidas Bayer, Dupont, Syngenta, Aventis, Monsanto y BASF representan un mercado superior a 30,000 millones de dólares.

Hoy esta industria debe ver cómo elevar la efectividad de sus productos porque evidentemente está dejando qué desear. Un punto importante derivado del estudio de la SMSP es que los moscos que funcionan como vectores transmisores de enfermedades han desarrollado resistencia a los plaguicidas y, por tanto, hay que estar renovando los químicos utilizados en su producción. Los resultados del estudio serán publicados en una revista científica internacional. La Sociedad Mexicana de Salud Pública fundada desde 1944 es un organismo conformado por más de 3,000 especialistas de todas las disciplinas, y seguramente tendrá un papel cada vez más protagónico en los temas de salud que impactan al país social y económicamente.

Protagonismo de México en genéricos

Nunca como hoy los fármacos genéricos habían tenido tal relevancia en México. Del 2013 al 2015, su participación creció de 50% a 84% de todos los fármacos vendidos en el país. Ello le ha significado una reducción de 60% en el precio de los medicamentos en el mismo periodo. De hecho, México ya disputa a Estados Unidos el primer lugar mundial en este ámbito.

Ese protagonismo ha generado igualmente un liderazgo mexicano en regulación de genéricos. Y ello se vio en el Simposio Latam: Estudios de Bioequivalencia y Disolución. De la Teoría a la Práctica, organizado por el Colegio Nacional de Químicos-Farmacéuticos Biológicos, donde participaron la Cofepris y agencias regulatorias de Perú, Guatemala, Ecuador, Colombia, Venezuela y Chile.

En la inauguración habló Carlos Abelleyra, expresidente de Canifarma y actual director regional de Aspen Labs, así como Juan Carlos Gallaga, comisionado de Autorización Sanitaria de Cofepris. Otro grupo de trabajo internacional donde la Cofepris participa es el Programa Internacional de Reguladores de Medicamentos Genéricos, donde se busca homologar criterios y posicionar a la Cofepris como una agencia de referencia en materia de estudios de bioequivalencia.