Hal Varian, economista en jefe de Google y uno de los más destacados en el terreno de la microeconomía y la economía de la información, ha realizado un balance de los cambios tecnológicos que guían el desarrollo de los mercados digitales. En el fondo y a pesar de deslindarse, presenta una defensa de Google respecto de los diversos argumentos que se han esgrimido en su contra. Los siete pecados capitales en el mundo tecnológico son los siguientes.

Concentración. Un grupo de empresas exponenciales de alta productividad han logrado crecer hasta acaparar los mercados. Curiosamente, el aumento en la concentración pareciera darse en las industrias en que crece más la productividad.

Competencia. Diversas voces postulan la existencia de empresas superestrella, con Google a la cabeza, que asfixian la competencia. Para Varian no existe una situación de restricción competitiva. Al menos en el caso de los buscadores de internet, solo 6% de los clics tienen una naturaleza comercial y muchas de las búsquedas se realizan directamente a través de los portales de tiendas en línea y de plataformas sociales. De manera que, según Varian, Google enfrenta más competencia de la atribuida por las autoridades.

Innovación. Siete de las empresas que gastan más en investigación y desarrollo son compañías del sector de la tecnología. La primera es Amazon, con más de 20,000 millones de dólares y la segunda, Alphabet —matriz de Google—, con más de 15,000 millones al año.

Adquisiciones. Un argumento repetido es que, a través de adquisiciones, las empresas digitales han suprimido la competencia y llevado a una mayor concentración de mercado. Varian muestra que 75 de las empresas adquiridas tienen menos de 18 empleados. El promedio de empleados por empresa es seis. Difícil sostener que transacciones minúsculas puedan dañar al mercado. Entrada. Algunas voces señalan la existencia de una zona (kill zone) en la que las nuevas empresas no ingresan ante el temor de ser aniquiladas por las grandes compañías. La evidencia muestra que cada vez más el capital de riesgo está participando en el financiamiento de startups, de manera que existen alternativas de fondeo que se explotaban poco en los años 90. De la misma manera, hay un crecimiento exponencial en el número de startups que desarrollan proyectos relacionados con la inteligencia artificial.

Bloqueo. Hay quienes señalan que las superestrellas han establecido costos de cambio. Uno de ellos tiene que ver con la portabilidad de datos. Al respecto, los datos muestran una capacidad creciente para lograr la transferencia de información entre plataformas. Es posible que la situación no sea la óptima, pero Varian nos deja entrever que no es como las autoridades lo han expresado.

Costos fijos. Varian contrasta la situación prevaleciente hace 20 años, en la cual la mayor parte de la infraestructura era propietaria. Actualmente, abundan las herramientas de acceso abierto, así como servicios de infraestructura como los centros de datos construidos y operados por una gran cantidad de compañías. hoy en día cada vez más empresas, incluyendo las pequeñas y medianas, tienen acceso a tecnologías de almacenamiento, comunicaciones y reconocimiento de imagen, a un costo cada vez menor.

Todos estos elementos implican que existen un gran número de herramientas que facilitan enormemente el nacimiento y desarrollo de nuevas empresas. Esto ocurre en diversos ámbitos: financiamiento de proyectos; contratación de empleados; computación en la nube; acceso a software abierto; uso de sistemas de comunicaciones para equipos; servicios legales y contables en línea; servicios de mercadotecnia, y sistemas para gestionar relación con consumidores, entre otros.

Estas ideas serán objeto de discusión. Lo importante es que debemos incentivar un análisis informado. Los mercados digitales ocupan un segmento creciente de la economía. Debemos tener claridad para no exorcizar demonios que en realidad representan virtudes.

*Consultor de Ockham Economic Consulting, especializado en competencia económica y regulación y profesor universitario.

Javier Núñez Melgoza

Consultor

Competencia y Mercados

Consultor en Competencia Económica y Regulación, además es profesor universitario.