La edición 2012 del Foro Económico Mundial ha sido un desfile de ideas y celebridades, donde el escepticismo ha superado al optimismo.

El Foro Económico Mundial de Davos, que arrancó el miércoles pasado, vive una crisis de identidad. Por eso es ahora mucho más interesante de lo que era en el 2008. Cuatro años de crisis han destruido 200 millones de puestos de trabajo y también han sembrado dudas sobre la viabilidad del modelo económico que vivimos.

¿El capitalismo del siglo XX le está fallando a la sociedad del siglo XXI? Con esta pregunta arrancó la primera mesa de Davos 2012. La cuestión no podía ser más pertinente. Terminamos el siglo XX con la ilusión de haber resuelto a grandes rasgos lo que debería ser el papel de las empresas, los individuos y el gobierno.

No ha transcurrido ni siquiera una octava parte de la actual centuria y ya hemos sepultado esas certidumbres.

Tenemos a la sociedad indignada como protagonista indiscutible del momento, según Time. La furia y el miedo son los sentimientos predominantes en todo el mundo, a excepción de Asia, dice el sociólogo francés Dominique Moisi. Vivimos la Edad de la Furia, afirma The New York Times.

Davos ha planteado una gran pregunta, pero no ha encontrado la gran respuesta. Quizá porque ésta no existe. La crisis que inaugura el tercer milenio no tiene un documento estructurado de referencia, como lo fue el Consenso de Washington para la década de los 90.

La edición 2012 del Foro Económico Mundial ha sido un desfile de ideas y celebridades, donde el escepticismo y el pesimismo han superado con holgura al optimismo. La esperanza y el optimismo parecen sólo existir para hablar de los BRIC y Asia. A México le fue bien, pero participó en calidad de gran incógnita. Hay un interés indudable por la sucesión presidencial y un reconocimiento a Felipe Calderón.

Desempleo, desorden climático, desi­gualdad e inseguridad son los jinetes del nuevo apocalipsis según Davos. Se acabó la era de los alimentos baratos , sentenció el Presidente mundial de Unilever, quien, en sintonía con los nuevos tiempos, llamó a la creación de un fondo multimillonario para el desarrollo de soluciones alimentarias. En él participarían gobiernos, empresas y organismos multilaterales.

Es sintomático que la edición del 2012 haya comenzado con la difusión del documento sobre los riesgos para el mundo. No es la primera vez que ocurre así, aunque los autores del informe reconocen en el prefacio que ninguno de los ejercicios anteriores había contado con una metodología tan precisa para estimar los riesgos.

Es tarea de un doctor en semiología explicar qué quiere decir que nos estemos convirtiendo en expertos en riesgos, en tiempos donde las facetas más brillantes del futuro necesitan un microscopio para detectarse.

[email protected]