Para 2021 se estima que la recaudación del IEPS relacionado con la salud, tabaco, alcohol, bebidas saborizadas y alimentos de alto contenido calórico sea de 99,698 millones de pesos o 0.39% del Producto Interno Bruto, con una tendencia estable desde 2014.

Como se señalaba en artículos anteriores, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) es una de las pocas organizaciones que recopila, genera, estima y analiza información presupuestal y tributaria, de gran ayuda para el debate fiscal del país. Recientemente publicaron el documento Ingresos públicos en México: “Hacia un nuevo sistema fiscal”. Me parece que una selección de algunos de los números que se reportan dicen mucho de nuestro actual sistema fiscal.

De 2012-2018, la recaudación local se mantuvo constante, alrededor de solamente 1% del PIB. No se ha avanzado en explotar las fuentes locales de recaudación. De 2012 a 2021, los impuestos al consumo aumentaron 100% su participación como porcentaje del PIB, pasaron de 3.1 a 6.2% del producto. Estos impuestos gravan el 9.5% del valor del consumo de los hogares.

La recaudación del IVA ha permanecido relativamente constante. Entre 2012 y 2021 promedia 3.8% del Producto Interno Bruto. Para 2021, se espera que estos ingresos crezcan a 3.9 % del producto. Un gravamen general de 16% del Impuesto al Valor Agregado podría incrementar los ingresos en solamente 1.7% del PIB, no generaría un incremento mayor en la recaudación. Sin embargo, la medida sería regresiva. Para el 10% de la población con menores ingresos, la carga tributaria aumentaría 90%, al pasar de 12.8% a 21.0% de su ingreso.

Para 2021 se estima que la recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) relacionado con la salud, tabaco, alcohol, bebidas saborizadas y alimentos de alto contenido calórico sea de 99,698 millones de pesos o 0.39% del PIB, con una tendencia estable desde 2014.

Entre 2013 y 2014, la recaudación del Impuesto Sobre la Renta (ISR) a las personas físicas fue de 2.9% del Producto Interno Bruto en promedio. Al entrar en vigor la reforma fiscal de 2014, la recaudación se estabilizó en 3.4% del PIB hasta 2019 y en 2020 se incrementó a 3.8%, por la mayor fiscalización.

Las personas de mayores ingresos son quienes incurren en gran parte de los gastos que son deducibles a la renta, se trata de un esquema regresivo. El 10% más rico concentra el 81.4% de los beneficios por deducciones personales, mientras que el 1% de la población con mayores recursos concentra 26.3 por ciento. Los débiles de 1 al 6 concentra solamente el 1% de los beneficios.

El Simulador Fiscal CIEP V5 estima que si la tasa de informalidad de personas físicas fuera 0%, la recaudación del Impuesto Sobre la Renta a personas físicas aumentaría solamente en 1.0 % del PIB. Si se eliminara la informalidad empresarial calculada en 2021 la recaudación adicional podría ascender a 0.6 % del PIB. Esto es, disminuir la informalidad no tendría un gran efecto de términos de incrementar la recaudación.

Entre 2012 y 2021, los ingresos del ISRE para las personas morales pasó de 2.6 a 3.9 % del PIB, respectivamente. La rentabilidad promedio de la fiscalización ha aumentado. Entre 2012 y 2020, el retorno por cada peso invertido pasó de 38.2 a 123.4 pesos. En 2020 la fiscalización a los grandes contribuyentes facilitó la recuperación de 216,000 millones de pesos.

México pierde anualmente 8% de sus ingresos corporativos por el traslado de beneficios a paraísos fiscales. Entre 2012 y 2021, las contribuciones de las empresas con ingresos brutos superiores a 500 millones de pesos representarían 69.9% de la carga tributaria. En 2012 las MiPyMEs generaron aproximadamente la mitad de los ingresos corporativos brutos en 2018, pero sólo el 26.5 % de la recaudación proveniente del Impuesto Sobre la Renta.

Twitter: @vidallerenas

Vidal Llerenas Morales

Político

Columna invitada

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), cuenta con una Maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex, Reino Unido y un Doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York.

Lee más de este autor