La mayoría de los analistas económico-financieros y los políticos y líderes empresariales y sociales que hoy se oponen al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador acusan a éste y a los funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que comanda Arturo Herrera, de ser demasiado optimistas al proyectar el futuro económico del país.

Afirman que son inalcanzables y poco realistas la mayoría de los estimados anotados en los Criterios Generales de Política Económica que conforman el Paquete Económico 2020, que el presidente le envió al Legislativo el domingo pasado.

De acuerdo a la SHCP, en el 2020:

1. El Producto Interno Bruto (PIB) crecerá entre 1.5 y 2.5% (2% nominal).

2. La inflación anual será de 3.0%; el tipo de cambio nominal será de 20.00 pesos por dólar, y la tasa de interés nominal promedio de Cetes a 28 días será de 7.4 por ciento.

3. El precio promedio de la mezcla mexicana de exportación será de 49.00 dólares por barril y la producción de petróleo promediará 1 millón 951,000 barriles diarios.

Algunas de las razones que esgrimen quienes aseguran que dichas proyecciones son optimistas son las mismas que se anotan en los mencionados criterios generales que advierten que “el marco macroeconómico podría verse afectado si llegaran a exacerbarse algunos riesgos, entre los que destacan: un mayor retraso en la aprobación del T-MEC; un escalamiento de los conflictos geopolíticos y comerciales a nivel mundial; una mayor desaceleración de la economía mundial, principalmente en la producción industrial de Estados Unidos; un mayor deterioro en la calificación crediticia de Pemex, con su posible contagio a la deuda soberana, y una mayor debilidad de la inversión privada”.

Resultan curiosas, aunque no sorprendentes, las críticas lanzadas contra el Paquete Económico 2020, pues son similares a las que, en su momento, hicieron los opositores a las seis administraciones federales que gobernaron a México de 1982 al 2018.

Ahora le toca a los morenistas defender el optimista proyecto de su presidente contra los ataques de priistas, panistas, perredistas y emecistas, usando argumentos similares a los que en su momento esgrimieron los del PRI y los del PAN cuando le tocó a uno de los suyos ser presidente de la República.

Afortunadamente para AMLO y Herrera, el público está más que acostumbrado a escuchar el debate que cada año se da entre los defensores y detractores del Paquete Económico, porque sabe que, conforme transcurra el tiempo, se irán revisando los estimados que hoy son calificados de optimistas.

Nadie se sorprenderá cuando, durante el primer trimestre del 2020, el gobierno anuncie una reducción en el estimado del crecimiento del PIB, explique por qué no se alcanzará la plataforma de producción petrolera de casi 2 millones de barriles diarios, o proporcione las razones técnicas de por qué el precio del petróleo está por debajo de 49 dólares por barril o por qué el dólar se encareció más allá de los 20 pesos esperados.

Un gobierno, cualquier gobierno, siempre debe mostrarse optimista, y más cuando se trata de pronosticar lo que sucederá en el futuro. Después de todo, nadie quiere escuchar a sus dirigentes decir que mañana la situación será peor que la de hoy.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.