La aprobación presidencial ha sido uno de los indicadores más comentados al largo de los tres años de gobierno de López Obrador. Gracias a la proliferación de encuestas en línea y los sondeos telefónicos, la popularidad del político tabasqueño se ha medido en los medios de comunicación más que la de ningún otro presidente de la República en México.

El consenso entre los analistas de la opinión, reflejado en la encuesta de encuestas que publica Oráculus en su sitio de internet, indica que López Obrador llega a la segunda mitad de su sexenio con una amplia popularidad. En promedio, el 64% de la ciudadanía tiene una opinión favorable de su gestión.

Pero el consenso se rompe cuando se entra al terreno de las explicaciones. Ello ha generado un interesante debate respecto a cuáles son las causas de la persistente popularidad del presidente López Obrador, a pesar de los pobres resultados de su gestión. El ingreso de las familias ha disminuido durante los últimos tres años, especialmente entre quienes viven en la pobreza.

El Estudio Nacional Electoral Mexicano realizado por la División de Estudios Políticos del CIDE permite contrastar las explicaciones con la evidencia empírica proporcionada por una encuesta que se viene levantando desde 1997, unos días después de las elecciones federales. En junio de 2021, se realizaron 1,800 entrevistas en viviendas, a una muestra representativa de la población mexicana en edad de votar.

El acuerdo con la forma de gobernar del presidente López Obrador se ubicó en el límite superior del promedio de encuestas publicadas en esos días: 66 por ciento. La parte interesante tiene que ver con lo que está detrás de ese indicador. La asociación más fuerte es con la percepción de si la situación del país ha mejorado o empeorado durante el último año.

La mayoría de los encuestados –un 58%– opinó que la situación del país había empeorado o estaba igual del mal, comparada con la del año anterior; el 42% restante que había mejorado o seguía igual bien. Aunque minoritario, este último dato sorprende, si se considera que la pérdida de ingresos de la población. Pero la encuesta mide percepciones sobre la situación general del país, no el desempeño del sector productivo.

La probabilidad de estar de acuerdo con la forma de gobernar de López Obrador era del 91% entre quienes opinaron que la situación del país había mejorado o seguía igual de bien. Este mismo indicador caía al 46% entre quienes percibían que la situación del país había empeorado. Pensar que el país ha mejorado casi duplica la probabilidad que apruebes el trabajo del presidente, lo cual resulta bastante lógico.

Tiene menos sentido, sin embargo, lo que pasa con la mayoría que piensa lo contrario. La probabilidad de estar en desacuerdo con el presidente López Obrador es sólo del 54% para quienes opinan que la situación del país ha empeorado o sigue igual de mal.

La minoría que ve bien la situación del país, a pesar de los estragos de la pandemia y la caída de la economía, apoya decididamente al primer mandatario. En cambio, la mayoría que tiene una opinión negativa del estado de las cosas está dividida. El 54% responsabiliza la gestión del político tabasqueño, mientras que el otro 46% lo exonera. Piensa que el mal estado de las cosas tiene otras causas y sigue de acuerdo con su forma de gobernar.

En suma, la popularidad presidencial descansa en dos pilares: una base amplia, aunque minoritaria, de creyentes y un segmento considerable de críticos que atribuyen la mala situación del país a factores distintos a las políticas del gobierno de López Obrador. A los primeros va dirigido el discurso triunfalista de las mañaneras. Los segundos son detractores en potencia, que pueden hacer que la aprobación del presidente deje de ser mayoritaria.

*Profesor del CIDE.

Twitter: @BenitoNacif

Benito Nacif

Profesor

Voto particular

El Dr. Benito Nacif es profesor de la División de Estudios Políticos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Fue Consejero Electoral del Instituto Nacional Electoral (INE) del 2014 al 2020 y del Instituto Federal Electoral (IFE) del 2008 al 2014.

Lee más de este autor