La velocidad con la que la tecnología avanza se está evidenciando con fuerza dentro del ámbito del bienestar y cuidado de la salud. Se dirige hacia una fase donde la salud de las personas tendrá oportunidad de estar mejor vigilada y, por ende, podremos pasar a la anhelada fase preventiva de la medicina, en lugar de la actual medicina curativa que actúa una vez que ya tenemos la enfermedad.

Si con los llamados teléfonos inteligentes, una proporción importante de la humanidad ya estamos permanentemente intercomunicados con el mundo, todo parece indicar que con los relojes inteligentes pasaremos a otro nivel donde podremos estar conectados y monitoreados constantemente con el médico.

Fue muy claro durante el último Consumer Electronic Show (CES) realizado en su versión 2015 en Las Vegas, Nevada, evento donde cada año se dan cita todos los apasionados de la tecnología y todos los adeptos a los llamados gadgets que son lo más representativo del mundo en curiosidades tecnológicas.

La categoría de healthcare estuvo muy bien representada en dicho evento. Una de las novedades fue el HealthKit de Apple, compatible con el iPhone y al mismo tiempo con una serie de dispositivos diseñados para objetivos específicos de cuidado de la salud.

Se podrá conectar con equipos muy específicos tales como monitores cardiacos, pero muy diferentes a los que estamos acostumbrados a ver –llenos de cables y electrodos adhesivos–, porque permitirán monitorear en tiempo real el funcionamiento del corazón o la presión sanguínea en forma inalámbrica.

En realidad el monitor llamado Quardiobase fue dado a conocer el año pasado, pero en el CES 2015 se dio a conocer su compatibilidad con el iPhone. Aparte, la última versión del teléfono de Apple con su reloj de pulsera va de la mano con otros nuevos productos para una vida saludable: una báscula inteligente que hace recordar a los ejercitadores vinculados a consolas de videojuegos como el Wii Fit, pero ésta viene con un monitor cardíaco y un diseño muy novedoso que refleja emoticonos de feliz, triste e indiferente, en función de cómo está logrando avanzar o no el usuario.

La báscula QuardioBase es un dispositivo conectado que puede reconocer hasta 20 distintos usuarios, y a cada uno le puede calcular la masa muscular, masa ósea, su nivel de agua corporal, etcétera.

Otra curiosidad es una silla para ejecutivos sedentarios, aún en versión prototipo, que estando sentado trabajando te ayuda a tomar distintas posiciones de brazos y piernas a lo largo del día y con sensores vinculados a una app, la cual te informa sobre las calorías que vas gastando diaria e históricamente.

Los monitores vestibles son otros que vienen con fuerza este año. Están los termómetros vestibles para bebés que es ropa pero funcionan como parche y al poder conectarse en forma inalámbrica con el teléfono, los papás pueden monitorear la salud de su pequeño las 24 horas del día; en caso

de enfermedad estos monitores pueden resultar más eficientes que un termómetro convencional. Otro dispositivo vestible será el que ayuda a medir la salud física y emocional de las personas (podría funcionar para pacientes de la salud mental), pues sus sensores no invasivos combinados con software médico, no sólo podrán medir presión sanguínea y los latidos del

corazón por hora, sino también detectar actitudes de estrés, alegría o angustia para que el especialista los cruce con las actividades del usuario a lo largo del día.

Con todos estos monitores será más fácil generar bases de datos precisas sobre actividades y acciones del paciente, de modo que el médico pueda recomendarle con más precisión y ayudarlo a prevenir situaciones que puedan afectar su salud.

Antes de que todas estas versiones se comercialicen masivamente, lo cual en mucho dependerá de la autorización de las autoridades sanitarias, básicamente de la Federal Drug Administratión (FDA) en Estados Unidos, ya podemos vislumbrar clarísimamente la tendencia del bienestar dentro de la tecnología.

Si echamos un ojo a las aplicaciones de Play Store que vienen en los teléfonos inteligentes o en Apple Store (la tienda de aplicaciones de los smartphones de la compañía Apple), podremos ver que las de salud y bienestar están entre las de mayor recaudación. Y la gama es verdaderamente extensa.

Desde aplicaciones para rutinas de ejercicios o entrenamiento como mediciones de calorías, de kilómetraje, podómetros (para contar tus pasos en el día), para dejar de fumar, para medir el ritmo cardiaco, para dormir mejor, para monitorear horarios de lactancia materna o el ciclo menstrual, hasta las versiones antiestrés o para ayudar a relajarse como rutinas de yoga, brújulas de fengshui, versiones para aromaterapia o para meditación.

Pero dicen los expertos tecnológicos que con la próxima actualización del sistema operativo de los dispositivos de Apple -esperada para marzo-, ya se estarán preparando una serie de nuevas aplicaciones, sobretodo porque podrán vincularse con los nuevos relojes de pulsera que se vislumbran como los próximos dispositivos masivos vinculados a los smartphones.

Aprueba Cofepris terapia para cáncer en sangre

La farmacéutica Janssen informó que Cofepris ha sido el segundo regulador sanitario, después de la FDA, en aprobar Ibrutinib, el primer inhibidor de la tirosina quinasa de Bruton (BTK por sus siglas en inglés) que será una nueva opción para tratar leucemia linfocítica crónica (LLC), un cáncer de la sangre de desarrollo lento afectando los glóbulos blancos (linfocitos) para el cual hay pocas opciones conforme va progresando.

Igualmente, dicha terapia funcionará para el linfoma de células del manto (LCM) que afecta a los ganglios linfáticos.

Ambas enfermedades atacan sobre todo a personas mayores de 65 años, para las cuales la opción ha sido la quimioterapia.

@maribelrcoronel

mrcoronel@gmail.com