El primero que sorprende por su aceptación de algunos apartados del Paquete Económico para el 2022, en especial de la Miscelánea Fiscal, es el propio secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

Tiene aspectos que más parecen de la autoría de aquellos que acompañan al Presidente y que dicen que se van a “chingar” a los opositores a la contrarreforma energética que de un experto y reputado financiero que ha vivido su vida profesional en la iniciativa privada. Pero bueno, conocemos a su jefe directo.

La incorporación obligatoria de los jóvenes a partir de los 18 al registro de pago de impuestos es escandaloso, pero la limitación de las deducciones por los donativos a las organizaciones civiles es un golpe terrible a estas agrupaciones que, sin lugar a duda, hacen un trabajo excepcional donde el Estado ha mostrado incapacidad para cumplir con sus obligaciones.

Suena a un golpe ideológico más de la 4T, desde ese rencor hacia las organizaciones privadas y sociales, en un afán de querer que todo el mundo tenga que abrevar bajo el ala de este gobierno, aunque no tenga la capacidad de actuar.

Los recursos adicionales que puedan captar por esta limitación en la deducción de los donativos de las personas físicas a estas organizaciones sin fines de lucro no justifican el dejar de hacer un trabajo bien organizado y de tanto impacto social que vive de esas aportaciones.

El reclutamiento fiscal de los jóvenes va en la línea de ese afán de control, es como querer tener el interruptor de la electricidad de todos los ciudadanos, todos los comercios y todas las empresas para bajarles el switch si se portan mal.

No hay sorpresa en esa forma de proceder de la 4T, lo que pesa en la falta de voces críticas en toda la estructura que rodea al presidente López Obrador. No siempre puede tener la razón y no hay quien se atreva a contrariarlo.

Ni sus secretarios de Estado, ni todos los diputados que integran esas bancadas alineadas a su movimiento.

No se trata de que haya una rebelión en la granja y que le tumben al Presidente su Paquete Económico desde las bancadas del Partido Verde, del Trabajo, mucho menos de Morena, pero sí que pueda comprender que decisiones como aplastar a miles de organizaciones sociales que ayudan y viven de los donativos acabarán por afectar a sus representados en sus lugares de origen.

Más de un obediente diputado deberá pensar que no es lo mejor enrolar en la mira del fisco a los jóvenes por el simple hecho de cumplir la mayoría de edad. Pero no se atreven a expresarlo con sus votos, con sus argumentos, para modificar estas propuestas del ejecutivo.

Lo único que escuchan es la sentencia presidencial: esto es lo que conviene al pueblo, y como ya ha dicho López Obrador que no le gusta que le cambien ni una coma a lo que ordena, pues así pasa sobre este poder autónomo de la Unión.

Ahí están los senadores donde incluso algunos del movimiento que gobierna han mostrado deseos de pensar y actuar por cuenta propia. Ya veremos qué pasa con estos temas que son ahora de su competencia.

ecampos@eleconomista.mx

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.

Lee más de este autor