Al pensar en las elecciones del 2013, es imposible hacerlo con varios referentes: vivirán elecciones intermedias los 12 estados que eligieron Gobernador en el 2010, en un día en que hubo seis alternancias, el máximo número que se haya observado en la historia de México; en ese año del 2010, inicia el camino de las alianzas PAN-PRD, que triunfa en Oaxaca, Puebla y Sinaloa (y pierde en Hidalgo, Durango y de alguna manera, en Tlaxcala), por lo que ahora veremos cómo funcionan éstas en elecciones intermedias. Este año tendrá elecciones Baja California, el primer estado en el que hubo alternancia en 1989 y se ha mantenido el PAN desde entonces; la primera elección de Gobernador de los últimos cuatro sexenios ha resultado en alternancia, en esta ocasión, veremos si esa racha se rompe o se mantiene con Baja California; de los 14 estados que tendrán elecciones, ninguno es gobernado por la izquierda (tres son alianzas PAN-PRD), así que es la fuerza que tiene más que ganar y menos que perder; los comicios se llevarán a cabo en paralelo a los esfuerzos por formar nuevos partidos políticos, que no competirán, pero a los que seguramente veremos haciendo proselitismo y apoyando a candidatos en varios estados; éstos son sólo algunos de los temas a seguir, aunque cada estado tiene sus particularidades.

De los 14 estados, sólo uno es gobernado por el PAN (BC); tres por alianzas PAN-PRD (Puebla-Sinaloa-Oaxaca) y los 10 restantes por el PRI, veámoslos por grupos:

A. Tlaxcala, Aguascalientes y Zacatecas. Estos tres estados los recuperó el PRI en el 2010, pero en dos de ellos tuvo problemas en la elección del 2012; en Tlaxcala, la coalición de izquierda gana en los comicios de Presidente, Senador y Diputado; en Aguascalientes gana el PRI la presidencial, pero es el PAN el que más votos obtiene para Senador y Diputado; por el contrario, Zacatecas es en el 2012 el estado más priísta de los 32, donde su candidato presidencial obtiene el mayor porcentaje con 53 por ciento.

B. Puebla, Sinaloa y Oaxaca. Este grupo es el de los estados que le arrebataron al PRI el gobierno a través de la alianza PAN-PRD (más otros partidos), pero que ya en gobierno han tenido problemas para mostrar ese acuerdo electoral; en el 2012, en Sinaloa, el PRI claramente recupera la mayoría de votos; en Oaxaca, es la izquierda la que logra los triunfos y en Puebla se presenta un resultado curioso, porque es el único estado en el que todos los partidos ganan, el PAN para Senador, el PRI para Diputado y el PRD para Presidente. En estas tres entidades observaremos la forma en que las alianzas funcionan o se rompen para los comicios a alcalde y a diputados locales.

C. Coahuila; Tamaulipas; Veracruz y Quintana Roo. Estos estados, siempre gobernados por el PRI, presentaron problemas para ese partido a la hora de ratificar su supremacía en el 2012, a pesar de ganar en el país; en Coahuila, el PAN gana las elecciones al Senado y para diputados; en Tamaulipas, también el PAN gana como partido en la votación a Presidente, Senador y Diputado; en Veracruz, la candidata presidencial por el PAN obtiene más votos que el candidato del PRI, y en Quintana Roo es el candidato de la izquierda el que obtiene más votos que el priísta.

En estos estados veremos si la elección del 2012 fue atípica o establece nuevas conformaciones partidistas.

D. Baja California. Este estado va en un lugar aparte de todos porque es el único que elige Gobernador; el PAN intentará que se le califique positivamente el periodo de 24 años de gestión, para lo cual decidirá si va solo o hace alianza con la izquierda para enfrentar al PRI, que ganó ahí la elección presidencial en el 2012.

E. Chihuahua, Durango e Hidalgo. En estas tres entidades, el PRI triunfó claramente en el 2012 en los tres comicios federales, así que sólo veremos si eso se traduce en comicios locales tranquilos para ese partido, ya que en el 2010 Durango e Hidalgo vivieron comicios cerrados (con alianzas PAN-PRD).

Otra variable a observar con cuidado será el nivel de participación que logren los estados, ya que en el 2010, aun con elecciones a Gobernador estados como Chihuahua, Tamaulipas y Quintana Roo lograron porcentajes alrededor de 40%, el reto es entonces generar el interés ciudadano cuando lo que se elige es presidencias municipales y diputaciones locales.

En total, tendrá oportunidad de presentarse a las urnas 37% del padrón electoral para elegir ahí 1,372 puestos (más 418 de usos y costumbres en Oaxaca), sin contar regidurías.

Después de julio, sea cual sea el resultado, empezaremos una nueva etapa para la política mexicana, pasarán 24 meses para los siguientes comicios para Gobernador junto con las elecciones intermedias del 2015, así que habrá oportunidad para discutir, aprobar o rechazar reformas importantes, como la fiscal, las cuales a veces no apoyan los partidos por el miedo a perder votos, ahora tendrán dos años para que esas reformas den resultados y sean aceptadas por los ciudadanos.