El Consejo de la Judicatura Federal, la instancia del Poder Judicial que administra los tribunales, la carrera judicial e impone sanciones a los jueces cuando juzga necesario, decidió suspender al Juez Tercero de Distrito del Séptimo Circuito de Veracruz, Anuar González Hemadi, quien asistido por Adela Márquez Hernández, secretaria, decidió otorgar un amparo liso y llano que revierte el auto de formal prisión en contra un hombre implicado en la acusación de violación a una menor de edad en Veracruz en 2015, asunto que se ha convertido en un escándalo.

No escribo el nombre del beneficiado del amparo para no re victimizar a la víctima pues lo relevante es la actuación del juez. La Judicatura resolvió este miércoles 29 de marzo iniciar un procedimiento de investigación administrativa en relación al proceder del juez y subrayó que en el amparo 159/2017 aún puede ser sujeto a revisión por un tribunal Colegiado de Circuito y no implica la libertad del solicitante del amparo. Es más, expertos en estos asuntos señalan que no sería raro que la Suprema Corte de Justicia de la Nación analizara el caso.

Groso modo la historia de este asunto es que una menor de edad habría sido violada, luego de haber sido subida por la fuerza a un automóvil cuando salía de un antro. En el carro viajaban, cuatro jóvenes quienes, según lo que consta en el expediente la manosearon y luego la llevaron hasta un departamento donde fue violada.

El hombre en cuestión, a través de sus abogados solicitó el amparo de la justicia alegando que en la averiguación no existen datos suficientes que acrediten el cuerpo del delito de pederastia.

En su resolución, el juez cita que según el artículo 182 del Código Penal de Veracruz, ese delito se acredita a quien sin llegar a la cópula o a la introducción vaginal, anal u oral, abuse sexualmente de un menor, agraviando su integridad física o moral en actos públicos o privados, aprovechándose de la ignorancia, indefensión o extrema necesidad económica ..

El Juez dice que lo que sí se advierte en lo presentado ante él por las partes acusadora y defensa es que fue forzada a subir en la parte de atrás de un automóvil, que durante el trayecto al domicilio ubicado en el fraccionamiento Costa de Oro de esta ciudad, de que se trata, (TESTADO) y (TESTADO), le jalaron la blusa que vestía y le tocaron los senos, en tanto que el segundo de los nombrados fue quien refiere, le introdujo la mano por debajo de su falda, en el calzón y luego en la vagina; mientras ella les pedía que la dejaran y (Testado) y (TESTADO), reían; siendo (Testado) quien hace se pase a la parte delantera del vehículo para evitar que continuara el manoseo del quejoso ( .) .

Luego de un largo relato de los hechos, el juez dice: Es decir, sólo se da noticia de un hecho de tipo sexual (por la parte del cuerpo) en donde existió el tocamiento, pero no se aprecia esa intención de satisfacer placeres sexuales o el erotismo propio del activo, o de un apetito carnal inmoderado, pues es un hecho que se dio instantáneo, en un solo momento, sin expresar palabra alguna y sin que se tuviera ese deseo de deleite sexual en detrimento de la víctima que le causara un abuso sexual , pues incluso la pasivo después del hecho fue pasada a la parte delantera del vehículo, y posteriormente solo dijo a sus amigas que no quería y a su hermana se lo confió un mes después y ésta a su padre .

Por lo anterior, es que se considera que en el particular no está demostrado el elemento consistente en el abuso sexual , porque de las declaraciones aquí destacadas, así como en las restantes que obran en autos como puede ser el dictamen de valoración psicológica realizado a la menor por la perito oficial, no se advierte ninguna manifestación, intención de la conducta, insinuación, mirada, acercamiento u otra circunstancia narrada que diera noticia de la intención de satisfacer un deseo carnal en el activo o un apetito inmoderado o un erotismo sexual al momento de desplegar la conducta que se le atribuye, y que dé vida a la lascivia .

Es decir, no encontró elementos para acreditar indefensión y lasividad y por eso lo amparó y por eso la judicatura lo suspendió.

Para explicar qué es un amparo liso y llano, un experimentado profesor dice que es como si el juez gritara INJUSTICIA, están cometiendo una injusticia contra este hombre y está tan mal el procedimiento que ni siquiera se puede repetir, así que debe ser puesto en libertad de inmediato. De ahí el enojo de muchos.