Justo hace un mes, el nuevo Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación cuya Junta de Gobierno encabeza Sylvia Schmelkes tuvo uno de sus primeros ejercicios de autonomía y abrió un canal en Internet para ofrecer información sobre la normatividad y las políticas públicas de la SEP, así como las pruebas a las que serán sometidos alumnos y maestros, por obra y gracia de la reforma educativa.

Sin una programación definida ni contenidos en vivo, conjunta una biblioteca online con breves cápsulas informativas las más largas de cinco minutos, pero la mayoría promedia 90 segundos de duración sobre el nuevo sistema nacional de evaluación.

Esfuerzo loable de comunicación por parte de los consejeros del nuevo organismo público autónomo. Por lo demás, es extraño que los contenidos de inee.tv no sean generados y/o difundidos por los canales Aprende o Ingenio TV, de la televisión de paga, alguna de las seis frecuencias de la Red EDUSAT, o por streaming en el portal de la Dirección General de Televisión Educativa, que dirige Fausto Alzati Araiza desde hace 10 meses.

Desde la administración calderonista, la programación de TV Educativa va más allá de los asuntos del sector que encabeza Emilio Chuayffet Chemor. Junto con los canales 11 del IPN y 22, del Conaculta, ha estado en el centro de variados denuedos institucionales, enfocados a rearticular una red pública para la televisión abierta.

En marzo del 2009, el Presidente Felipe Calderón Hinojosa atestiguó la presentación del nuevo Once TV y esbozó los primeros trazos de lo que sería el Organismo Promotor de Medios Audiovisuales (OPMA). En ese contexto, vino la instrucción presidencial: debería alcanzar cobertura nacional.

El proyecto de inversión que había autorizado la Secretaría de Hacienda para la televisora del casco de Santo Tomás ya estaba comprometido, por lo que el entonces oficial mayor de la SEP, Julio Castellanos, ordenó que el equipo y otras adquisiciones que incluyeron bienes muebles e inmuebles necesarias para la instalación de las antenas repetidoras corrieran a cargo del presupuesto de TV Educativa. El caos administrativo de esas operaciones fue sancionado por el órgano interno de control de la dependencia federal, que acusó por daño patrimonial al ex Director de sistemas, Roberto Fonseca.

Si el Poder Judicial tenía su canal en la televisión de paga y el Canal del Congreso gozaba de una generosa partida presupuestal, ¿por qué no podía el Ejecutivo aprovechar las nuevas tecnologías para difundir su mensaje? TV Educativa hizo efectivo un convenio de asociación con la Canitec organismo que aglutina a los operadores de cable, encabezado por el empresario Alejandro Puente para que una de sus frecuencias pudiera ser utilizada por Aprende y allí se emitiera el noticiero México al Día, que se confeccionaba en Los Pinos.

En el sexenio calderonista, ese organismo descentralizado tuvo nexos directísimos con la coordinación de comunicación social de la Presidencia de la República y un alto grado de inestabilidad. Entre el 2007 y el 2012, por su dirección general pasaron ocho funcionarios panistas.

No fue por falta de voluntad, sino por un problema legal , explican ex funcionarios de esa dependencia. Para ocupar esa posición, de acuerdo a la Ley del Servicio Civil de Carrera, debe presentarse examen. Mientras cumplían con ese requisito, por una aplicación del artículo 34, quedaban al frente como encargados de despacho .

Después de algunos meses de indefinición, llegó Fausto Alzati al organismo descentralizado. Antes había llegado un equipo de productores y conductores encabezado por Gustavo Lomelín, ex Vocero del IFE que se incubó en TV Mexiquense durante el sexenio peñista. Al arrancar el 2014, TV Educativa enfila a convertirse en el difusor preferido por Los Pinos de la obra presidencial. Para ello, su directiva fincó una asociación con el Canal 22, que dirige Raúl Cremoux, para llevar la emisión matutina de México al Día a la televisión abierta. En paralelo, construyó los cimientos de una nueva programación en la que se involucrarían otras áreas de la administración peñista.

Voceros de dependencias federales que pidieron mantener su identidad bajo reserva confirmaron que han sido convocados a sumarse a este esfuerzo, el cual en una primera instancia tendría una prueba piloto con la revista diaria sobre temas agropecuarios que ya coordinan Abelardo Martín Miranda, titular de la comunicación de Sagarpa y Lomelín, director de noticias de DGTV.

Para los comunicadores de Sagarpa, este proyecto es prioritario y no sólo se constriñe a la emisión de contenidos por los canales de la SEP, sino que deberá extenderse a las redes sociales. La articulación de estos esfuerzos ha quedado a cargo de la periodista Virginia Bello, ex Directora de Radio Educación, quien habría reclutado a Julieta Mendoza que estuvo como conductora de la emisión matutina de México al Día, que se emite por el 22 , quien se convertiría en la voz oficial del sector agropecuario.

Al frente de la edición matutina del noticiero quedó Patricia Betaza, mientras que el noticiero del mediodía es conducido por Enrique Lazcano y por Mayté Noriega en la noche.