En mi artículo de la semana pasada, titulado “López Obrador y las telecomunicaciones”, hice referencia a la única propuesta para el sector hecha por el candidato de la coalición Juntos haremos historia, integrada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES). La propuesta, incluida en el Proyecto de Nación 2018-2024 de Andrés Manuel López Obrador, consiste en el otorgamiento de “concesiones sociales utilizando el espectro en diferentes bandas de frecuencia (700, 1900, 2500, 1700 mhz) que están concesionadas para prestar servicios de telecomunicaciones móviles de voz y datos”. Concretamente, López Obrador propone incentivar a comunidades y organizaciones no gubernamentales para que instalen redes y radio bases en los estados de Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Tlaxcala, Chiapas, Tabasco, Yucatán, Quintana Roo y Campeche, para que sean éstas las que presten servicios en zonas que hoy carecen de cobertura. Al respecto, manifesté mi escepticismo sobre la pertinencia de esta propuesta, ya que opinaba que las comunidades y organizaciones no gubernamentales carecerían del capital necesario para instalar y mantener operando estas microredes de bajo consumo. Me preocupaba que el estado subsidiara de manera poco transparente a estas pequeñas redes.

En sentido contrario a mi opinión inicial, nueva información relevante generada esta semana durante el Mobile World Congress 2018 (MWC), celebrado en Barcelona, me ha hecho reflexionar y ahora creo que la propuesta de López Obrador puede ser viable para llevar conectividad a regiones y personas que aún carecen de servicios de telecomunicaciones. Facebook y Telefónica presentaron su proyecto Internet para todos, que busca llevar servicios de banda ancha móvil a zonas rurales de Latinoamérica hoy no atendidas por el mercado, incluyendo, por supuesto, a México. La apuesta de ambas empresas es desarrollar modelos operativos que permitan a las propias comunidades instalar y operar radio bases para servicios 3G y 4G en cada una de sus localidades. Como se puede ver, el proyecto de Facebook y Telefónica es perfectamente compatible con la propuesta de López Obrador.

De acuerdo con información divulgada en el MWC, Facebook y Telefónica han iniciado ya con el programa en Perú, en donde han conectado a más de 20,000 personas en poblaciones marginadas. La tecnología, la capacidad y la voluntad existen, el problema es el modelo económico y el financiamiento de los proyectos. En ambos temas, Facebook y Telefónica así como otras empresas que quieran sumarse a la propuesta pueden aportar su experiencia, modelos operativos y de trabajo, frecuencias concesionadas y acceso a financiamiento.

Por supuesto, para que el proyecto sea exitoso debe ser autosustentable. De acuerdo con Telefónica, buscarán “inventar una red que sea dramáticamente menos cara y completamente abierta desde el punto de vista tecnológico”. Conforme al director de Innovación de Red de Telefónica, Patrick López, para que este programa sea autosustentable requeriría un ingreso promedio por usuario de 5 dólares.

Por otra parte, Facebook contribuirá al proyecto con herramientas de inteligencia artificial que permitan identificar con precisión las comunidades en las que los modelos operativo y económico tengan posibilidades de ser sostenibles y, al mismo tiempo, dar prioridad a zonas remotas y poco pobladas. El incentivo para Facebook es generar más accesibilidad para que más personas puedan ser usuarios de sus plataformas. Mayor conectividad y más tráfico de datos pueden ser una externalidad benéfica para todo el ecosistema digital. La propuesta de López Obrador y el programa de Facebook y Telefónica no están exentos de complicaciones. Además del financiamiento original, en el que podría haber subsidios gubernamentales bien dirigidos, los promotores de estas iniciativas tendrán que llegar a acuerdos con los titulares de las frecuencias concesionadas, en los que habrán de valorarse los derechos que por su uso se pagan al gobierno, o bien, obtener, en algunos casos, concesiones para uso a título secundario por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones, que, no lo debemos olvidar, es un órgano constitucional autónomo.

En resumen, la propuesta de López Obrador, con el apoyo de empresas líderes en el sector, puede ser un elemento muy importante para alcanzar el objetivo de conectar a los desconectados. Todo esto, en complemento de la Red Compartida y otros apoyos gubernamentales hoy en vigor.

GerardoSoria

Presidente del IDET

Backup

Abogado especialista en sectores regulados. Presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET). Doctorando en letras modernas en la UIA.