Formalmente, este viernes se da inicio a los XXX Juegos Olímpicos, que se desarrollaran en Londres, cuya organización no ha estado ajena a los tiempos que corren en el Reino Unido.

A pesar de su alto costo, la construcción del Parque Olímpico se ha visto afectada por una serie de recortes presupuestarios, como parte del programa de austeridad fiscal que está llevando a cabo el gobierno del Conservador David Cameron. No obstante, se prevé que las actividades que rodean los juegos aportarían entre 0.1% y 0.2% (y hasta 0.4%) al crecimiento del PIB del 3T12, nada despreciable considerando que tras la recuperación post Gran Recesión 2008-2009, el Reino Unido ha caído nuevamente en recesión. Double Dip.

Ajuste Fiscal, Double Dip y perspectivas

David Cameron asumió como Primer Ministro hace dos años y desde entonces ha llevado a cabo un ambicioso plan de austeridad fiscal, que pretende eliminar el déficit estructural en 5 años.

Entre recortes de gasto y alzas de impuestos, el déficit ha caído desde 9.9% del PIB hasta 8.1%, lo que sin duda contribuye a reducir la incertidumbre de los inversionistas y mejora el prospecto de largo plazo de la economía, lo que ya se ve reflejado en los niveles de tasas de interés históricamente bajos de los Gilts (como se denomina a los bonos del Tesoro británico), donde la contribución del Banco de Inglaterra ha sido enorme gracias a su política monetaria ultra expansiva, quantitative easing incluido.

La reducción del déficit del Reino Unido parece modesta comparada con Estados Unidos, que en el mismo periodo bajó el déficit de 10.5% a 8.2%, sin grandes recortes de gasto y sin subir impuestos, sólo con crecimiento económico. Aunque el crecimiento de Estados Unidos post Gran Recesión ha sido mediocre y se desacelera, no ha caído en double dip, mientras que el Reino Unido acumula 3 trimestres consecutivos de contracción del PIB.

Más aún, la recesión se profundiza, durante el 2T12 el producto cayó 0.7%, decepcionando a los analistas que estimaban una caída de sólo 0.3%. Destacó la caída de 5.2% del sector construcción, aunque la sorpresa negativa se explica por los feriados adicionales de la celebración del Jubileo de la Reina, que provocaron una caída mayor a la esperada en la industria y en el sector servicios, así como factores climáticos disminuyeron el consumo.

Dado este escenario, el FMI ha instado al Banco de Inglaterra a continuar aplicando estímulos monetarios, considerando que los registros y perspectivas de inflación han caído significativamente. A su vez, a la luz de los resultados, una serie de analistas coincide en que el gobierno debería revisar su plan de austeridad y aprovechar las favorables condiciones crediticias del mercado (tasas de Gilt a 10 y 30 años en torno a 1.5% y 3%, respectivamente) para embarcarse en un programa de infraestructura, que reactive la industria y mejore el empleo.

Al margen de los nuevos estímulos, es probable que la economía del Reino Unido haya tocado fondo, considerando que otros indicadores, como empleo, muestran un escenario más favorable. Además, durante el 3T12 se corregirá la distorsión que generó la celebración del Jubileo de la Reina, lo que suma al aporte de los Juegos Olímpicos.

En un horizonte de mediano/largo plazo, también existen razones para ser optimistas. Si bien el ajuste fiscal ha sido doloroso, éste permite que el gobierno de Cameron introduzca una serie de reformas estructurales, lo que aumenta significativamente las posibilidades de que el desempeño de la economía mejore. De hecho, ya se puede observar como el sector privado (que es más eficiente) está entrando cada vez más en sectores que eran dominados por el Estado (educación, salud).

To be or not to be (estar o no estar)**

El mercado bursátil es altamente sofisticado, profundo y líquido. Paradójicamente, la bolsa de Londres ofrece limitada exposición a la economía doméstica, ya que casi un 75% de las utilidades del FTSE se generan fuera del Reino Unido, donde economías emergentes, motores del crecimiento mundial, representan casi un cuarto. Dado lo anterior, con un Banco Central independiente, sumado al bajo costo de financiamiento, el sector corporativo goza de buena salud financiera y niveles record de caja.

La gran diversificación es otro factor a considerar, con alta exposición a commodities, que verían favorecidos por una nueva ronda global de Quantitative Easing. El sector energía es el de mayor peso (20%), con compañías como BP, Shell y BG Group. La minería está representada por compañías como Rio Tinto, BHP Billiton y AngloAmerican. Por otro lado están las farmacéuticas GlaxoSmithKline y AstraZeneca, la tabacalera British American Tobacco, la cervecera SABMiller y la licorera Diageo, la empresa de telecomunicaciones Vodafone y la compañía de consumo básico Unilever.

Por su alta ponderación en el índice y la crisis financiera europea, la industria financiera merece una mención aparte. Los bancos británicos tienen menor exposición a los PIGS que sus pares alemanes y franceses, con una exposición estimada cercana a USD 300,000, donde prácticamente la mitad corresponde a Irlanda, cuya industria ya recibió un rescate financiero por parte de la comunidad europea. En términos generales, la banca luce saludable, pero el escándalo LIBOR generaría volatilidad en el sector.

Desde la Gran Recesión, consistentemente el FTSE ha superado ampliamente el desempeño de sus pares continentales, pero a su vez, consistentemente ha mostrado un peor desempeño que la bolsa americana. Las valorizaciones de las acciones del Reino Unido son altamente atractivas, en términos absolutos y relativos. MSCI Reino Unido se transa a 9.6 veces precio/utilidad estimada a 12 meses, lo que se compara positivamente con el promedio de 15 veces de los últimos 15 años y con 12.5 al que se transa EEUU. Además, ofrece una tasa de dividendos que bordea el 4%, mientras el rendimiento del Gilt a 10 años se ubica en 1.5%. Finalmente, se debe destacar el alto nivel de eficiencia de sus compañías, reflejado en un ROE de 16%, sobre el 12% promedio de mercados desarrollados.

"And after all this, won't you give me a smile? London Calling"

(Y después de todo esto, ¿no me darás una sonrisa? Londres llama)

* Londres Llama. Sencillo de la banda punk británica The Clash, publicado en 1979

** Célebre primera línea del soliloquio Hamlet, obra de William Shakespeare, dramaturgo, poeta y actor inglés

[email protected]