Visa, dinero y propiedades del futbolista leyenda en activo de la Liga MX y Selección Nacional: Rafael Márquez Álvarez y un cantante: Julión Álvarez, de nombre original: Julio César Álvarez Montelongo, surgido de la banda MS –Mazatlán, Sinaloa-, está en manos de Estados Unidos, después que aplicó la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Kingpin ACT.) y la PGR, será patiño’’, como costumbre, ni si quiera conocen a: Mauricio Heredia Horner y Marco Antonio Fregoso Hernández.

El futbolista surgido del Atlas de Guadalajara, Jalisco; triunfador en AS MONACO’’ en París, Francia; campeón del Barcelona, España; y después en la liga MS de Estados Unidos, bicampeón del León e Italia y regresó a nuestro país, y ahora los gringos le imputan lavado de dinero, no tráfico de drogas de acuerdo a reportes’’ de pasillos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO).

Rafael Márquez, acudió de forma voluntaria a la Ciudad de México tras conocer las implicaciones ante la SEIDO en Reforma 211 y solicitó audiencia’’, con todo el apoyo de la Secretaría de Gobernación (SEGOB). Donde ni los de afuera o adentro, tenían la menor idea. Lo recibieron. Presentó sus generales y pidió voz’’, que le fue otorgada en más de tres horas, hasta que dijo soy el acusado’’.

Lo llevaron a un lugar cómodo de la PGR, después que tomaron la foto, puso sus dedos en los marcadores para sus huellas dactilares y sus abogados, claro, pidieron celeridad, porque no era detenido, ni siquiera existe una acusación en México contra él, pero se sabía fue calificado de indeseado’’ en Estados Unidos, al ser parte de una acusación de la Oficina de Control de Bienes (OFAC) del Departamento del Tesoro directa de ser testaferro’’ con sus organizaciones civiles y asistencia social.

Le explicaron en la SEIDO, que las acusaciones de la justicia de Estados Unidos, son porque sus ocho empresas’’ futbolísticas y civiles están vinculadas’’ de acuerdo a las Cortes de los Distritos del vecino país de Columbia y California, más agencias estadounidenses encontraron ligas con Raúl Flores Hernández, un supuesto capo, ni mencionan organización, sólo nexos con el cártel de Sinaloa y Cártel de Jalisco Nuevo Generación (CJNG), pero la Procuraduría General de la República (PGR), no dijo nada.

El Ministerio Público de la Federación difundió que coordinadamente con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, como lo señala el comunicado emitido por Washington, la PGR, actúa apegada a la legislación vigente y hoy se presentó Rafael Márquez para rendir su declaración voluntaria’’, sobre las imputaciones que le hace la justicia estadounidense.

Dijo no conocer a Heredia Horner y Fregoso González, principales acusadores contra él y Julión Álvarez, hoy líder del grupo Julión Álvarez y su norteña Banda’’, éste último, que se defendió a través de las redes sociales, al ser expuesto que ambos son parte de 21 mexicanos vinculados a eso e igual a 42 empresas binacionales. Y nada más, que deberá ser desarrollada en una carpeta de investigación binacional México-Estados Unidos. La única relación es que son ALVAREZ’’. ¡Sera?

Ambos, tienen suerte de no pasar casi nueve meses en prisión, como ocurrió con Guillermo Padrés Dagnino, acusado de delincuencia organizada u operaciones con recursos de procedencia ilícita de acuerdo a la PGR, solo por ser el hijo del exgobernador panista Guillermo Padrés Elías, que gobernó Sonora, entre 2009 y 2015, pero pueden ser llevados ante el estrado, si ordena la justicia estadounidense.

La definición de PGR, porque se les peló Padrés Dagnino es sensacional: después de valorar los medios de prueba aportados por la defensa y otros inculpados, se determinó que no realizó conducta alguna relacionada y se determinó privilegiar y garantizar derechos humanos, al solicitar el sobreseimiento de la causa penal 25/2016 a fin que sea librado’’, aunque se aferró la justicia federal, que ésta decisión no va a favor del exgobernador panista.

COMMODATO

Estas son las bondades del Nuevo Sistema de Justicia Penal, nacido en 2008 y odiado por las víctimas en 2017.