El anuncio el pasado 28 de octubre por parte de Mark Zuckerberg de agrupar sus empresas bajo la marca Meta no ha pasado inadvertido en el mundo. De hecho, quizá, nada de lo que hagan gigantes de la talla del CEO de la nueva Meta pasan por inadvertido.

Con la ambiciosa pretensión de asociar sus marcas con la palabra del futuro, metaverso, Zuckerberg presenta una nueva ilusión para la humanidad. El anuncio de la semana pasada invita al universo de cibernautas a soñar con un mundo completamente virtual en el cual prácticamente todo lo que hacemos será en una realidad virtual. Sin embargo, a pesar de haber logrado los encabezados del día, el anuncio no ha impresionado a analistas y observadores de la industria. La reciente promesa de Zuckerberg habla sobre la realidad de “estar presentes” en un mundo virtual. ¿Sera posible esta realidad? Hasta qué punto podemos esperar que una herramienta por maravillosa que sea sustituya la realidad. 

Como es bien sabido, Facebook ha estado en el centro de un huracán mediático en el cual demandas y acusaciones serias han lastimado su reputación y han abierto los ojos de reguladores en el mundo entero con respecto a las libertades que un gigante de esa talla debe tener. 

Preocupa el enorme poder que los 4 grandes gigantes de la tecnología (Google, Amazon, Facebook y Apple) tienen sobre la vida de sus usuarios y la falta de opciones para poder desarrollarnos prescindiendo de utilizar a estas empresas.

Si bien es cierto que Facebook con sus demás marcas de redes sociales como Whatsapp, Linkedin e Instagram han revolucionado la manera como nos relacionamos social, política y profesionalmente, también es cierto que urgen candados que contengan los efectos negativos presentes y futuros, que la proliferación de estas tecnologías puede tener sobre la humanidad.

De acuerdo a una nota publicada por Reuters, Pranksy, un inversionista criptográfico quien ha invertido en bienes raíces en el mundo virtual, opinó: "Creo que Facebook ha hecho este cambio de nombre temprano para  asegurar  la patente de la nueva marca comercial, legalmente antes que otras marcas se interesen”.

De igual manera, Artur Sychov, quien fundó el metaverso Somnium Space en 2017, dijo que el anuncio del cambio de marca del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, se sintió "apresurado ... algo así como tratar de insertarse en la narrativa del metaverso que está sucediendo en este momento".

¿Será que la estrategia de Facebook es FOMO, o miedo de quedarse fuera del juego?

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor