Cuando Charles Dallara, director del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) dijo en conferencia desde Bruselas que el acuerdo para la quita de la deuda griega en poder de los bancos, no tenía precedentes, hablaba en serio.

Frank Vogl, vocero del IIF me explicó que el precedente más próximo a la reducción de deuda que aceptaron los banqueros representados en el Instituto, está en la Iniciativa Multilateral del Perdón de Deuda que en 1999 condujeron el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para los países más pobres del planeta.

No ha habido una reducción de deuda tan grande como la que asumirán las instituciones financieras globales con Grecia, excepto la de los países más pobres, como Haití, Costa de Marfil, Eritrea, Kirguistán, Comoras, Nepal, Somalia, Sudán o Togo, a quienes se les ha tenido que condonar o perdonar la deuda, por acuerdo multilateral , me dijo.

Se apoyó en cifras y estadísticas del Banco Mundial para explicarme que además, Grecia el único país de altos ingresos que ha puesto en marcha una restructuración de su deuda soberana.

Me dijo que el tamaño de la deuda reestructurada es de lejos superior al de cualquiera de las restructuraciones anteriores en términos de dólares (más de 260 millones); y es incluso la más grande en términos del PIB, que corresponde al 95% del producto del 2011.

Los bonos resultantes del swap que aceptaron los bancos, a diferencia de la mayoría de las restructuraciones Brady, no tiene garantías.

Hay que recordar que los bonos de descuento, normalmente se colateralizan a uno de gobierno con calificación AAA de largo plazo, a tasas de interés a un año. Y nada de esto sucederá con los nuevos que entregará Grecia a cambio de los que están próximos a vencer.

Aunque es difícil comparar la reducción de deuda de parte de instituciones financieras, Vogl me comentó que solo Argentina en 2002 se aproxima a la situación griega. De ahí en fuera todos los demás países parecen haber tenido quitas inferiores . Ahora, porqué la aceptaron los hombres del dinero, si no son damas de la caridad... pues eso si que no me queda claro. Quiza tenga que ver, como dice el dicho, que "de lo perdido, lo que aparezca"... o bien, les torcieron la mano.

El punto es que tal como lo ha dicho hoy Fitch al degradar la nota del soberano griego a un paso de su más mínima expresión. y como me explicó la semana pasada Raúl Feliz, Grecia está en quiebra.