El gobierno de México demandó a productores y distribuidores de armas estadounidenses ante un tribunal federal de Massachusetts el pasado mes de agosto por posible responsabilidad de la muerte y lesiones que han generado miembros de los cárteles de la droga en México.

Ayer, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard comentó que “existe negligencia en las empresas que producen armas cuyos mercados son, principalmente el de los adolescentes y quienes están vinculados a actividades del narcotráfico”. Lo comentó al inaugurar el seminario “Litigio estratégico contra productores y distribuidores de armas” que organiza la Facultad de Derecho de la UNAM.

La base en donde el canciller coloca el argumento político de la demanda civil es la corresponsabilidad que tiene Estados Unidos en la crisis de seguridad que ha generado los cárteles del narcotráfico en nuestro país.

“Si Estados Unidos no asume la corresponsabilidad en los índices de disponibilidad de armas, será difícil que se reduzca la violencia en nuestro país”, comentó el canciller.

El concepto de “litigio estratégico” es muy interesante. Es estratégico porque adicional al resultado del juicio, habría otros resultados o externalidades positivas.

Alejandro Celorio, consultor jurídico de la SRE los comentó ayer durante el seminario: “resaltar la importancia al tráfico ilícito de armas; mejorar y construir sobre lo que se ha avanzado respecto al tráfico ilícito; y si señalar la inmoralidad de aquellas empresas productoras de armas que se benefician económicamente a costa de muerte, lesiones y sensación de inseguridad que vivimos los mexicanos en el país”.

La publicidad que utilizan las empresas productoras y distribuidoras de armas ha ido dejando pruebas en el camino sobre su responsabilidad de ponerlas a disposición a todo tipo de personas sin imponer un control. Alejandro Celorio mencionó que algunas de las armas llevan grabados en español eslóganes comunes en el ambiente de los cárteles del narcotráfico, por ejemplo “jefe de jefes”.

La decisión que toma el gobierno de México sobre demandar a empresas productoras de armas es importante no solo porque representa un antecedente estratégico ante la lucha contra la inseguridad en nuestro país, en realidad abre un nuevo puente de investigación sobre el tema y contiene un rasgo moral muy importante.

Relevante lo que mencionó el consejero jurídico de la SRE sobre los impactos directos e indirectos para nuestro país que genera la venta de armas en Estados Unidos. Los directos los representa la muerte de elementos de las fuerzas armadas y los gastos directos en armas que tiene que adquirir el ejército para defenderse de los cárteles de la droga. Los indirectos: las pérdidas de ingresos turísticos por la sensación de inseguridad en México.

No tengo duda de que la estrategia del canciller Ebrard es inteligente.