De todas, todas. La dirigencia nacional del PRI, que encabeza Pedro Joaquín Coldwell, simplemente ha sido incapaz de imponer orden y disciplina entre la exaltada clase política de Tabasco.

Hace un mes, después de una tortuosa negociación, el presidente sustituto del CEN tricolor y Miguel Ángel Osorio Chong -el principal operador peñista en la definición de los candidatos que acompañarán al abanderado presidencial de la coalición Compromiso por México en las elecciones concurrentes- tuvieron que guardarse los resultados de sus encuestas y proclamar como candidato a la gubernatura de aquella entidad sureña al exalcalde de Villahermosa, Jesús Alí de la Torre.

El ganador de la medición oficial era el exsecretario de Salud estatal, Luis Felipe Graham, pero Alí de la Torre había encargado una encuesta espejo y con ella bajo el brazo se apertrechó hasta que los líderes nacionales rectificaron su decisión y propusieron una salida salomónica, que tendría como testigo de calidad al gobernador Andrés Granier Melo.

Graham iría como candidato a la alcaldía de Villahermosa, mientras Humberto Mayans Canabal, exsecretario general de Gobierno, sería postulado por el Partido Verde como candidato en la primera fórmula al Senado de la República y Candita Gil Jiménez, exrectora de la Universidad Autónoma Benito Juárez, en segundo término.

A pesar de la inconformidad del gobernador Granier y las insistentes versiones locales respecto de los nexos del abanderado priísta con los hermanos Salvador y Benito Neme Sastre -compadres de Enrique Peña Nieto-, Alí de la Torre se quedó con la nominación... Pero no será candidato de unidad.

Y es que otro exalcalde de la capital tabasqueña, Evaristo Hernández Cruz, quien estaba entre los aspirantes a la candidatura, resistió todos los embates de la dirigencia partidista y persistió en su propósito de inscribirse como precandidato en la Convención de Delegados, donde oficialmente se designará al rival del perredista Arturo Núñez Jiménez y del panista Gerardo Priego.

Nadie pudo -o quiso- cerrarle el camino. Y con el aval del dirigente de la CNOP de Tabasco, Félix Sarracino Acuña, se apersonó para solicitar su registro como precandidato, ante la Comisión Estatal de Procesos Internos. No hay forma de que se lo invaliden, por lo que podrá participar en las votaciones internas, que tendrán lugar dentro de 20 días.

Con la cabeza del líder cenopista en la picota -Emilio Gamboa ya le había pedido la renuncia- tuvo que intervenir el dirigente estatal del PRI, Miguel Romero, para dar un voto de confianza a Sarracino Acuña y establecer un límite a la injerencia del centro. En tiempos de elecciones, insistió, no puede haber relevo en la dirigencia de los órganos partidistas.

¿El gobernador Granier está detrás de esta rebelión a la línea peñista? Ya no importa, pues el impacto de este choque de trenes en el Revolucionario Institucional tabasqueño puede tener consecuencias funestas.

En medio de la incertidumbre, vuelven a tomar fuerza las versiones de que el CEN analiza una opción de punto final para acabar con las diferencias entre las corrientes del priísmo en el edén. Aunque el tiempo para construir una tercera vía prácticamente es nulo.

EFECTOS SECUNDARIOS

LADO B. Líos también enfrentan los partidos que integran el Movimiento Progresista para conformar su lista de candidatos al Senado de la República y a diputados federales en Tabasco. Entre los aspirantes a la Cámara alta están los expriístas Oscar Cantón Zetina y Pedro Jiménez León, y la exdiputada perredista Mónica Fernández Balboa.

¿JUANITOS JAROCHOS? El padre se llama Rafael Ochoa Guzmán y hasta el año pasado era secretario general del SNTE, posición que dejó para ocupar un escaño en el Senado de la República, al que llegó cobijado por Nueva Alianza en el 2006. Un año después, su hija Zaira Ochoa Valdivia fue electa alcaldesa de Huatusco, Veracruz -su pueblo natal-, bajo la sigla del PRI, y desde el año pasado es Presidenta del Instituto de Capacitación para el Trabajo del gobierno estatal, que encabeza Javier Duarte de Ochoa. Y ahora Ulises -el primogénito del líder sindical- abruptamente ha dejado la curul que ocupaba en el congreso local y la Presidencia de Nueva Alianza en la entidad jarocha... Para inscribirse como candidato del Partido Verde a una diputación federal. ¡Qué bonita familia!

EXTRAS. El candidato ganador del proceso interno priísta, Enrique Peña Nieto, cumplió en Puebla su segundo día en locaciones. Y es que tratando de sacar ventaja de los tiempos muertos que transcurrirán hasta el inicio formal de las campañas presidenciales, el exgobernador del Estado de México ha dedicado parte de su tiempo a la filmación de los promocionales con los que se presentará ante el electorado como el candidato del PRI. Primero lo hizo en Mexicali, a un lado del muro fronterizo, y ayer por la tarde estuvo en el Zócalo de la capital poblana, justo a un costado de la Catedral.