Mientras el presidente Felipe Calderón propaga en Alemania su apoteósica guerra contra cinco Jinetes del Apocalipsis en México y presume logros contra cárteles de la droga, David T. Johnson, secretario de Estado Adjunto para Asuntos Internacionales sobre Narcóticos, también se puso jocoso y recetó la clásica de: limosnero y con garrote’’ o más aún: no son enchiladas’’.

Las frases tan del intelecto mexicano, que ahora el Jefe del Ejecutivo ante empresarios, políticos y la canciller teutona, Ángela Merkel, definió según información de Los Pinos, donde presumió que se encuentra fuerte’’ y por ello enfrentó a los Cinco Jinetes del Apocalipsis’’, uno de ellos el caballo’’ de la crisis económica.

¿Por qué cinco. Si son cuatro? Según el profeta Zacarías.

Bien, explicar sería difícil. Pero compramos la idea del Presidente mexicano, que siempre que sale de gira nacional o extranjera nos avienta frases célebres. Como la de pandilleros’’ en lugar de víctimas’’ o que ya se encontró un cadáver’’, desmentido por su propio staff de Comunicación Social.

De los demás cuacos’’ malignos, se refirió a la Influenza’’ H1N1, la crisis de la violencia generada por el crimen organizado y narcotráfico, la peor sequía de los últimos 70 años y la caída de la producción petrolera.

Así los definió él. Pero la guerra’’ declaró aún no concluye y va en aumento, según números de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) van más de 300 enfrentamientos en los últimos tres años o la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF) de más de 23,000 muertos.

Entonces los corceles de la guerra, el hambre y la muerte, siguen cabalgando por los 31 estados del país a excepción de Yucatán, claro, pero y los más de 40 millones de mexicanos sumidos en la pobreza extrema y otro tanto en el desempleo ya no lo están, al menos no se ha informado.

COMMODATO

Dejemos de lado las ocurrencias apocalípticas del mandatario Azteca y vamos a lo que expresó David T. Johnson ante las quejas mexicanas sobre la tardanza de la ayuda vía Iniciativa Mérida.

Las autoridades mexicanas quieren cosas específicas y eso toma tiempo’’, dijo durante su intervención en el 47 Periodo Ordinario de Sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), que sesionó en Estados Unidos.

Ellos (las autoridades mexicanas, obvio) querían algunas modificaciones extensas para helicópteros Black Hawk y esas van a requerir otros seis meses para hacerlas’’.

Pero es inapropiado decir: ¿Dónde están (los recursos)? Cuando el atraso derivó de las modificaciones que México pidió. Esto relacionado al monto de 1,351 millones de dólares comprometidos en la Iniciativa Mérida, pero en especie, no en efectivo.

Recordó que el gobierno Azteca quiere ocho helicópteros Bell 412, cinco Sikorsky UH-60M Black Hawk (Halcón Negro) y hasta cuatro aviones como los que usa el Servicio de Guardacostas estadounidense.

Agregó que ya se entregó equipo para detectar sembradíos de droga, inspección de rayos X’’ no intrusivo y helicópteros para las Fuerzas Armadas, ahora viene la capacitación y dada su naturaleza, eso es algo que avanza menos rápido. No se puede tener un programa de capacitación que se acelera más allá de la capacidad que se trata de construir’’.

¡Me estás oyendo inútil! Vamos pues en la traducción mexica, entiéndase: Limosneros y con garrote y No son enchiladas, en resumen.