Si pregunta de otro rubro que trae el ánimo por los suelos es el transporte de carga, no sólo por la economía y la inseguridad, sino también por distintos cambios en las reglas que hay en capilla.

Le he platicado de la iniciativa del senador Ricardo Monreal para prohibir los camiones doble remolque, reedición de viejos cuestionamientos a esa configuración.

También está la amenaza de la NOM 044 para el cambio de tecnología en los nuevos camiones que entraría en vigor en el 2021, pese a que Pemex, de Octavio Romero, no produce el diésel ultrabajo en azufre.

Sume diversas disposiciones en varios estados para restringir la movilidad. En Jalisco, de Enrique Alfaro, se lanzó la idea de exigir un permiso a cada unidad para que pueda circular. La medida se pospuso por lo engorroso. En Querétaro, de Francisco Domínguez, se quiere imponer restricciones de horario a la carga, en iniciativas similares a las que hay en Nuevo León, Puebla, Yucatán y Baja California.

Llama la atención que las disposiciones locales chocan con la responsabilidad federal que hay para el transporte y el que la Dirección General de Autotransporte, a cargo de Salomón Elnecavé, se ha mantenido al margen, más allá de sus atribuciones.

También en la CDMX, de Claudia Sheinbaum, se debieron poner en práctica restricciones al transporte de carga para acotarlo sólo a la noche. Dado lo complejo, la puesta en marcha de la medida que entraría en vigor el domingo se reprogramó para el 30 de marzo.

Para los transportistas el coctel es un galimatías que afectará la competitividad al elevar los costos, lo que terminará por pagar el consumidor.

Además, las limitaciones a la carga se implementarían sin ninguna excepción. Como imaginará, las empresas de mensajería están aterradas porque con ello se cancelará el servicio al día siguiente, nodal en su quehacer en el orbe, y no se diga aquí.

En este negocio participan firmas como DHL, de Antonio Arranz, Fedex, de Jorge Luis Torres, Estafeta, que lleva Ingo Babrikowski, UPS, de José María Odriozola, por citar algunas. El gremio ya hizo ver a las autoridades los riesgos de adoptar medidas sin un análisis a profundidad.

En México se manejan a diario unos 600,000 envíos de carga con un promedio de 7 kilos, lo que se verá afectado con todos estos cambios. No son descartables amparos al violarse la Ley de Servicio Postal Mexicano, que coloca como prioridad para el país estos envíos.

Así que el transporte, a varios fuegos.

Covid-19 y aseguradoras a deber otra vez

Tras los últimos casos confirmados de Covid-19, el fin de semana hubo nerviosismo con respecto a la cobertura de esa enfermedad por las aseguradoras del país. Hay cláusulas de exclusión en muchos casos que las eximen de cubrir a un paciente si hay pandemia. La AMIS, de Recaredo Arias, dijo que “la mayoría de las aseguradoras sí cubren” el padecimiento. Obviamente no todas, como es el caso de Bupa que dirige Luk Vanderstede. En el medio se habla también de Atlas, de Rolando Vega, Inbursa, de Carlos Slim, Banorte, de Carlos Hank, AXA, de Daniel Bandle, o Sisnova. A su vez MetLife, de Sofía Belmar, ya confirmó a su clientela que sí estará protegida. El problema es que más allá de la fuerte alza de primas anuales por parte de este gremio, no todos serán solidarios.

Interjet adeudos con taxis en el AICM

Otro desafío para Interjet, de Miguel Alemán Magnani y que lleva William Shaw. Resulta que la agrupación de taxistas Nueva Imagen que opera en el AICM prepara una movilización para presionarla a que cubra un millonario adeudo. Interjet vendió junto con los boletos el servicio de ese transporte, pero no se les ha cubierto. Son 550 permisionarios y 1,200 choferes los afectados. Así que otra arista de esta crisis financiera.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.

Lee más de este autor