En el 2018, de acuerdo con la información difundida por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se cometieron 879 feminicidios y 42,927 delitos contra la libertad y la seguridad sexual, en que casi todas las víctimas fueron mujeres.

Los 42,927 delitos se clasificaron como sigue: 18,808 abusos sexuales, 2,699 acosos sexuales, 1,272 hostigamientos sexuales, 12,360 violaciones simples, 2,962 violaciones equiparadas, 10 incestos y 4,816 delitos diversos.

De acuerdo con el mismo SESNSP, del 1 de enero al 30 de junio de este año se habían cometido 448 feminicidios y 25,277 delitos contra la libertad y la seguridad sexual clasificados como sigue: 11,691 abusos sexuales, 1,978 acosos sexuales, 745 hostigamientos sexuales, 6,954 violaciones simples, 1,870 violaciones equiparadas, 17 incestos y 2,382 delitos diversos.

Si comparamos los primeros seis meses del 2018 y del 2019, resulta que el número de feminicidios aumentó 9.3%, y el de los delitos contra la libertad y la seguridad sexual 19.9 por ciento.

En el caso de los diferentes tipos de delitos, la variación del primer semestre del 2018 respecto al mismo periodo del año en curso es la siguiente: abuso sexual +30.1%; acoso sexual +54.3%; hostigamiento sexual +20.4%; violación simple +13.3%; violación equiparada +30.4%; incesto +750%; otros delitos -9.0 por ciento.

Éstos son los delitos que fueron denunciados ante las autoridades y no reflejan ni remotamente la realidad que enfrentan las mujeres mexicanas de cualquier edad.

En primer lugar, no todos los asesinatos de mujeres se clasifican como feminicidios debido a la negligencia de los ministerios públicos. En segundo lugar, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2017, realizada por el Inegi, 98.3% de los delitos sexuales no se denuncian.

Si tomamos en cuenta que sólo se denuncia 1.7% de los delitos sexuales, la cifra real para el 2018 sería 2 millones 525,118 y para el primer semestre del 2019 ya llega a 1 millón 486,882.

Con base en las cifras oficiales, en los primeros meses de este año, en México mataron a cinco mujeres cada dos días sólo por el hecho de ser mujeres.

Y si tomamos en cuenta las cifras reales, en el mismo periodo se cometieron diariamente 8,215 delitos contra la libertad y la seguridad sexual.

Para hacer aún peor la situación, la impunidad en los delitos denunciados es de casi 99%, y de 100% para los no denunciados.

Vistas así las cosas, las mujeres mexicanas tienen razones de sobra para preocuparse por su integridad física y para estar muy enojadas con una sociedad que aparentemente no reacciona con indignación ante lo que sucede, y unas autoridades que no actúan con eficiencia y celeridad para prevenir y castigar los delitos sexuales que de repente son denunciados.

Y tienen más razones para estar furiosas si añadimos el hecho de que ellas tienen menos oportunidades laborales que los hombres; que dependiendo de la entidad federativa en que trabajen les pagan entre 17.1 y 47.1% menos que a los hombres; que después de trabajar fuera de casa deben seguir haciéndolo al regresar a ella; y que en muchas comunidades, sobre todo en donde predominan los usos y costumbres, están sujetas a lo que digan los hombres de sus familias.

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.