Aunque no se cumplió por completo el deseo de cientos de miles de capitalinos, visitantes mexiquenses, poblanos, morelenses, tlaxcaltecas e hidalguenses, que vienen a trabajar, comerciar o comprar a la Ciudad de México todos los días, por fin Miguel Ángel Mancera Espinosa metió en cintura a los disidentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Pero ahora lo critican, descalifican y acusan de criminalizar la protesta’’. Saben ustedes de algún detenido. No. Porque no lo hay. Solo se aplicó Maestro Limpio’’ al muladar y foco de infección que en 115 días convirtieron ese espacio de uno de los recintos históricos más representativos del Distrito Federal.

¡Que se vayan! El jefe del ejecutivo capitalino ya pagó el precio por no hacer nada en más de 240 días, desde mayo pasado y tuvo que ser el Gobierno Federal, no por deseo propio sino por el desfile militar de septiembre pasado del nuevo gobierno priísta de Enrique Peña Nieto.

El repliegue, no desalojo, puntualizó el gobernante de la Ciudad de México, se debió al hartazgo de habitantes, micro empresarios y restauranteros de colonias Tabacalera y San Rafael, principalmente y bajo el frío de la noche y minutos antes de la llegada de los Reyes Magos, se recuperó aún más la Plaza de la República o Monumento de la Revolución.

Ahora salen los críticos. Incluso de fuego amigo en las izquierdas’’ que acusan de intolerante al jefe del Ejecutivo capitalino, porque granaderos limpiaron casas de campaña’’, donde la basura, olor a orines, materia fecal, letrinas llenas de insectos por insalubres usadas por 120 profesores nada más, quienes sin embargo, amenazaron con la llegada 3,000 refuerzos 3,000 de otros Estados y movilizaciones el próximo 17 de enero.

Mancera Espinosa, primero fue duramente criticado porque permitió el ingreso hormiga del magisterio disidente desde mayo pasado en la plancha del Zócalo y calles del Centro Histórico, en momentos que la Reforma Educativa estaba en el Cenit de las demandas de la CNTE y uno que otro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), ahora sin el liderazgo de la maestra Elba Esther Gordillo.

Mancera Espinosa, desde el principio del conflicto magisterial manifestó como jurista que es, que respetaría las garantías constitucionales del derecho a la manifestación y tuvo que entrar el gobierno Federal en septiembre pasado para echar la Policía Federal al magisterio disidente.

El gobernante local acordó con la CNTE que se reubicaran en el Monumento de la Revolución, donde llevan 115 días y han generado pérdidas al comercio según especialistas por más de 895 millones de pesos, más el muladar que dejaron y Servicios Urbanos tuvo que desinfectar y limpiar a fondo aplicado: Maestro Limpio’’.

La acción del pasado domingo por elementos de Fuerza de Tarea de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), arrancó con todo derecho la explanada de la Plaza de la República y liberó vialidades, lo que levantó criticas de nueva cuenta, así como se descalificó a Mancera cuando no hacía nada, que agravó la aparición de los autodenominados anarquistas’’, que en octubre generaron otra crisis.

¡No cabe duda, es México, donde se critica todo, pero no se hace nada!

El jefe de Gobierno ha padecido de todo hasta recordatorios familiares. Luego actúo asumiendo que la tolerancia, no es debilidad, sino al contrario ’’, así lo comentó en vivo y directo. Adelantó que no permitirá más asentamientos en el Monumento y reiteró que el problema de la disidencia magisterial es de carácter federal y no local.

¡Hasta que se vio que no le tiembla la mano!

Las descalificaciones aumentaran en los próximos días, incluso de diputados del PRD en la ALDF, o legisladores perredistas federales, sin obviar el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ya con su líder de nuevo en escena político-pública, Andrés Manuel López Obrador, porque dentro del CNTE también existen tribus’’ izquierdistas.

COMMODATO

Estimados amigos. Lo mejor para 2014. Estamos de regreso, estuvimos de descanso unos días. Agradezco que sigan visitando este espacio en los próximos días, semanas y meses.