Hemos hablado en esta serie de distintas trampas financieras. Empezamos con algunas que son completamente legales y legítimas, pero de las que nos debemos cuidar si no queremos perder el enfoque en lo importante. Y hemos terminado con otras trampas muy frecuentes, fraudulentas, diseñadas para robar nuestros recursos. Sigamos con ellas:

7. Ganar un “concurso” en el que no entramos. Suelen ser estafas por teléfono: llaman aparentemente de una estación de radio diciendo que ganamos un concurso. A veces nos dicen que estamos en vivo, del programa “X” que seguramente hemos escuchado. El premio suele ser atractivo: un automóvil o similar. Después nos dicen que no colguemos, para darnos indicaciones para obtener el premio. Todo esto está hecho para engancharnos. Después nos piden, con el teléfono en mano, sin colgar, a una tienda de conveniencia cercana a comprar tarjetas de prepago de celular. Tenemos que darles los códigos que vienen en ellas para “desbloquear” el premio. Ahí cuelgan, obteniendo su ganancia.

Hay otros esquemas similares que si bien no están diseñados como estafas, funcionan para atraer a personas. Alguna vez me gané un “crucero” por comprar con mi tarjeta de crédito en un supermercado. Cuando fui a “recoger el premio”, donde había otras muchas personas, se trataba de un esquema para atraer gente e intentar venderles un tiempo compartido. De lo contrario estaba “dejando ir” ese crucero.

8. Las conocidas llamadas de extorsión telefónica que abundan en nuestro país. Llaman para decir que tienen secuestrado a un hijo, a veces grita una niña diciendo “papá” o “mamá” dependiendo de quién contesta. A mi casa han entrado llamadas de gente que dice que es de la “familia michoacana” con cierta información que lamentablemente se vende en el mercado negro. Saben mi nombre, dirección y teléfono e intentan intimidar con eso. Tengo que dar una cuota si me interesa la seguridad de mi familia o si no deseo ser molestado. Algunos son ingeniosos para sacar información que no tienen pero que después pueden usar en nuestra contra.

Lo mejor en esos casos es colgar inmediatamente y reportar el hecho al 088. Nunca quedarnos en la línea, porque como digo, nos envuelven y nos buscan sacar información. Si se trata de un “secuestro”, intentar ubicar a nuestro familiar a través del teléfono móvil (nuestros hijos deben tener activada su ubicación en todo momento –la tecnología nos permite tener la tranquilidad de saber dónde están).

9. Las inversiones fraudulentas. La realidad es que en todo el mundo, las tasas de interés han bajado mucho e incluso en algunos países del mundo, son negativas. Pero además en países como el nuestro, la gente tiene una cultura financiera muy escasa y un bajo acceso al sector financiero formal. Todo eso es terreno fértil para mecanismos informales y fraudulentos. Estoy hablando de esquemas piramidales como “la flor” o la “mandala” de la abundancia, la “rueda de la amistad”, el “círculo de la prosperidad” y tantos otros que circulan muchas veces por redes sociales o aplicaciones de mensajería instantánea.

Todos estos esquemas ofrecen “multiplicar” la aportación hasta en ocho veces en poco tiempo. ¿No suena atractivo la posibilidad de convertir 3,000 pesos en 24,000?

Son esquemas piramidales que no son viables, porque tu “ganancia” viene de parte de las aportaciones de los nuevos reclutas. Hasta que se vuelve insostenible y todo se viene abajo.

Ahora bien, en México lamentablemente hay casos frecuentes de “cajas de ahorro” fraudulentas. Hoy en día están reguladas, pero de nuevo la escasa cultura financiera hace que la gente no se tome la molestia de revisar si es una institución legítima. También hay casos de suplantación de identidad de instituciones. Las autoridades financieras emiten “alertas” cuando se dan cuenta, pero lamentablemente no cuentan con la capacidad operativa y financiera para detener los múltiples casos que surgen todos los días.

(Cuarta y última parte)

contacto@planeatusfinanzas.com

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com

Lee más de este autor