En la primera parte señalé que las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socap) son instituciones financieras que comprenden actividades relacionadas con el ahorro y el crédito, que tienen la capacidad de contribuir al desarrollo regional a través del financiamiento de actividades productivas que generan riqueza y empleos, además de hacerlo en un marco de responsabilidad cuidando el medio ambiente, y, lo más importante: contribuyendo con la inclusión financiera de la población de las comunidades en las que operan

Las socap tienen siete principios cooperativos que las han mantenido vigentes a lo largo de sus 65 años de vida; membresía abierta y voluntaria, control democrático de los miembros, participación económica de los miembros, autonomía, educación, formación e información, cooperación entre cooperativas y compromiso con la comunidad.

Como parte de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, FIRA tiene 20 años operando con socap que tienen presencia en el medio rural, primero a través de la banca con el servicio de fondeo y, en los últimos años, con el servicio de garantía, las operaciones superan los 23,000 millones de pesos; adicionalmente a estos servicios, se les ha proporcionado apoyos tecnológicos como capacitación, asistencia técnica, asesoría, consultoría y demostración de tecnologías ya probadas y validadas.

Los resultados han sido sobresalientes, el sector ha demostrado con creces que es muy confiable.

En el 2017 FIRA continuará su labor de acercamiento con el objetivo de proponer iniciativas que con el visto bueno de las socap contribuyan y abonen a la profesionalización y mejoramiento de su proceso de crédito, que va desde la determinación de su mercado objetivo, selección de sujetos de crédito, evaluación de proyectos, revisión de los financiamientos en campo y gabinete, posteriores a la ministración de los financiamientos, así como el procedimiento de cobranza de los créditos no recuperados.

Se procura que las socap cuenten con áreas especializadas de negocios y desarrollo de productos específicos para el sector agropecuario y rural.

He destacado en breves líneas la importancia de las socap, en donde se busca que su participación en el sector agropecuario contribuya a la sustitución de importaciones e incremento de la oferta exportable y evitar que México, como en el 2015, erogue los más de 6,679.4 millones de dólares para importar 21.6 millones de toneladas en tan sólo 11 productos agropecuarios, en los cuales somos deficitarios como país (maíz grano, frijol, trigo grano, arroz, avena grano, sorgo grano, soya, cacao, cerdo, pollo y huevo).

El sector agropecuario es importante porque proporciona alimento, materia prima para la industria, genera divisas, empleos, riqueza, arraiga a la gente en el campo evitando su emigración, tema tan sensible hoy día en nuestro país.

Sirva el presente artículo para motivar a todas las personas que no se hayan acercado a una socap para que lo hagan, conozcan su forma de operación y nazca de allí su confianza.

Son una excelente opción para fomentar el ahorro interno, el financiamiento a las actividades productivas así como vivienda rural y el desarrollo regional.

*Melchor Negrete Duarte es Especialista de FIRA en la Subdirección Regional de Promoción de Negocios en el Occidente .La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]