Una alienación, más que una abducción, reflejaría la incorporación de Jaime Rodríguez Calderón al gabinete lopezobradorista. En cualquier caso, el Bronco dejará la gubernatura de Nuevo León dentro de dos semanas y nadie en Palacio Nacional piensa que ligará un trienio con la Cuarta Transformación.

Más sentido, pero menos probable, es que el mandatario de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, dejara ese cargo un año antes de concluir su sexenio en caso de que la Secretaría de Turismo quedara vacante.

Incluso antes de la unción del tabasqueño Adán Augusto López Hernández como secretario de Gobernación, han corrido versiones sobre la incorporación de gobernadores al gabinete. El correlato de esas propuestas es indubitable: el equipo presidencial tiene elementos carentes de experiencia y sobre todo, ineficaces. Sobrevivientes a la emergencia sanitaria y la crisis de inseguridad, López Hernández y el sinaloense Quirino Ordaz Coppel gozan de la confianza presidencial porque entienden las prioridades de su agenda.

La Cuarta Transformación decidió que el Tren Maya concentrara los recursos presupuestales del ramo Turismo. Para el mantenimiento de los Centros Integralmente Planeados de Fonatur, destinarían 3,500 millones de pesos entre 2021 y 2023. Los CIP ubicados en el Pacífico norte —Litibu en Nayarit y Espíritu Santo en Sinaloa— recibirían 215 millones de pesos, de cuales 55 millones están contemplados en la propuesta del PEF 2022.

Los estudios de viabilidad para la ampliación del aeropuerto internacional Amado Nervo, de Tepic, están en elaboración, a cargo de un despacho español. Y es que en lo que resta del sexenio no habría tiempo para construir una nueva terminal aérea en Las Cabras, en predios que actualmente ocupa la estación aeronaval.

El potencial para la apertura de un nuevo aeropuerto en esa región del Pacífico norte es en el largo plazo. De inmediato tendría que darse la construcción de una terminal para recibir a los cruceros que bajarían por el mar de Cortés y que —según los funcionarios que compartieron esta información— no se instalaría en territorio nayarita, a pesar de que San Blas es puerto de altura.

¿Su ubicación? La playa Espíritu Santo, en el municipio de Escuinapa. Desde hace tres lustros, Fonatur ha intentado —sin éxito— detonar un nuevo destino turístico en una reserva territorial de 2,500 hectáreas colindantes con Nayarit.

Originalmente con el nombre de Costa Pacífico, durante la administración de Enrique Peña Nieto el CIP fue bautizado como Teacapan. Entonces, las preferencias presidenciales estaban en la Riviera Nayarit —en Punta Mita, para ser más precisos— y los desarrolladores turísticos pactaron con Fonatur invertir en esa microrregión.

En ese grupo selecto destacan José Miguel Bejos y Daniel Chávez Morán, quienes a pesar de sus nexos con el peñismo no fueron marginados por la Cuarta Transformación. Todo lo contrario. Y para el desarrollo de Teacapan, por ejemplo, estaría en ciernes un nuevo proyecto de Grupo Vidanta, que además estrenaría su división naval en el corredor que se habilitaría para visitar la reserva natural Muros de Agua.

Para la ejecución y gestión de este nuevo proyecto, AMLO cuenta con los gobernadores entrantes y salientes de Sinaloa y Nayarit. Quirino Ordaz Coppel, en España, retomaría sus nexos con los operadores turísticos para poner las playas de Espíritu Santo Teacapan en el radar de los visitantes europeos. Y Antonio Echevarría podría contribuir a identificar inversionistas potenciales. ¿Desde Fonatur o desde la Secretaría de Turismo?

Efectos secundarios

FRONTERAS. Alfredo del Mazo entra en la recta final de su sexenio. El gobernador priista entregará temprano —a través de su secretario de gobierno, Ernesto Nemer— su cuarto informe al Congreso del Estado de México y después cumplirá con la liturgia política, con su mensaje al pueblo mexiquense desde el Teatro Morelos. La sucesión —evento inevitable— está en ciernes y obliga a un ajuste en el equipo que se activaría con el enroque de Alejandra del Moral y Erick Sevilla, quien asumiría la presidencia del PRI estatal y dejaría la Secretaría de Desarrollo Social para la también diputada local; un movimiento que para muchos implicaría un gesto favorable a Luis Videgaray.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor