El bombero favorito de la Administración Peña nuevamente da de que hablar. Y es que Alfredo Castillo donde se ha parado ha ocasionado verdaderos cataclismos de resultados inciertos. Una verdadera ave de las tempestades, como el inmortal torero Lorenzo Garza, que a diferencia del Sr. Castillo, daba una de cal y otra de arena.

Esto desde la investigación de Paulette como procurador en el Estado de México hasta su paso como subprocurador en la PGR y pieza clave para la detención de Elba Esther Gordillo.

Relevo de lujo en la Profeco en la salida de Humberto Benítez Treviño y comisionado para la Seguridad de Michoacán, cuando en ese estado, el gobernador interino y el hijo del gobernador fueron acusados de tener vínculos con el narcotráfico.

Un día, Alfredo Castillo cuya experiencia en el deporte era jugar pádel y escribir una columna en un diario fue nombrado director general de la Conade; así pues, el ave de tempestades voló hacia la Conade.

Castillo, con mucho terreno por andar en materia deportiva y con más espíritu de procurar y perseguir los delitos, ahora hace graves acusaciones fraudes millonarios para justificar su negativa a entregar el presupuesto a las federaciones, pero antes envió emisarios a las federaciones internacionales para pedirles que desconocieran a los presidentes de las entidades nacionales.

Como no obtuvo respuesta, él mismo tiró de la guillotina, cortó la cabeza a los presidentes de 10 federaciones y los sustituyó. La respuesta de los hombres sin cabeza fue una carta al COI. Aquí se infringe la Carta Olímpica, que prohíbe la injerencia del gobierno en organismos afiliados. Alertó el COI: México está en peligro de ser suspendido y no participar en los Juegos Olímpicos de Río, pero también pidió a Aurelio Nuño su intervención para evitarlo. Castillo pretende ser escuchado por Thomas Bach, presidente del COI.

Y no es que los recursos públicos no deban ser fiscalizados como pretende Castillo, sino que si ha detectado irregularidades en las federaciones su deber es dar vista a las autoridades y abrir los procedimientos correspondientes.

En la pelea de los pantalón largo, los atletas terminan pagando el pato. Mucha grilla y poco apoyo es igual a escasas medallas, luego no se quejen sí en Río no hay himno, ya sea por la sanción o por los magros resultados.

Twitter: @ErosalesA